lunes, 19 de julio de 2021

"La Sociedad Paliativa", de BYUNG-CHUL HAN, publicado en síntesis por Claudio ÁlvarezTeran

 
Los resúmenes no pueden suplantar jamás a sus originales... Pero sí podrían sin embargo también cumplir una función social impagable como ayudas introductorias que nos acerquen al conocimiento de cuanto, según suele suceder con lo filosófico, no resulta normalmente apenas accesible para las mayorías... Y tal es el caso de los excelentes trabajos divulgatorios regalados en la Red por Claudio Álvarez Teran.

Su más reciente aportación [sobre la cual es a su vez brindable un extracto resumido sólo de sus apoyos gráficos, que acaso pudiere incitar a otra escucha completa de la lección correspondiente...] se ha dedicado al último libro del fecundo profesor Byung-Chul Han, atento a las realidades pandémicas (para la mente global) de nuestros tiempos:
    

sábado, 10 de julio de 2021

Aparte las locuras únicas del 'medio ambiente' dizque correcto aún acá Paraíso natural existe

   
  ¡Qué descansada vida / la del que huye del mundanal ruïdo, / y sigue la escondida / senda, por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo hayan sido; / / pues no le enturbia el pecho / de los soberbios grandes el estado, / ni del dorado techo / se admira, fabricado / del sabio Moro, en jaspe sustentado!

  No cura si la fama / canta con voz su nombre pregonera, / ni cura si encarama / la lengua lisonjera / lo que condena la verdad sincera. / /  ¿Qué presta a mi contento / si soy del vano dedo señalado; / si, en busca deste viento, / ando desalentado / con ansias vivas, y con mortal cuidado?

  ¡Oh monte, oh fuente, oh río! / ¡Oh secreto seguro, deleitoso! / Roto casi el navío, / a vuestro almo reposo / huyo de aqueste mar tempestuoso. / / Un no rompido sueño, / un día puro, alegre, libre quiero; / no quiero ver el ceño / vanamente severo / de a quien la sangre ensalza o el dinero.

  Despiértenme las aves / con su cantar sabroso no aprendido; / no los cuidados graves / de que es siempre seguido / el que al ajeno arbitrio está atenido. / / Vivir quiere contigo, / gozar quiera del bien que le debo al cielo, / y a solas, o sin testigo, / libre de amor, de celo, / de odio, de esperanzas, de recelo.

  Del monte en la ladera, / por mi mano plantado tengo un huerto, / que con la primavera / de bella flor cubierto / ya muestra en esperanza el fruto cierto. / / Y como codiciosa / por ver y acrecentar su hermosura, / desde la cumbre airosa / una fontana pura / hasta llegar corriendo se apresura.

  Y luego, sosegada, / el paso entre los árboles torciendo, / el suelo de pasada / de verdura vistiendo / y con diversas flores va esparciendo. / /  El aire del huerto orea / y ofrece mil olores al sentido/ los árboles menea / con un manso ruïdo / que del oro y del cetro pone olvido.

  Ténganse su tesoro / los que de un falso leño se confían; / no es mío ver el lloro / de los que desconfían / cuando el cierzo y el ábrego porfían: / / la combatida antena / cruje, y en ciega noche el claro día / se torna; al cielo suena / confusa vocería, / y la mar enriquecen a porfía.

  A mí una pobrecilla / mesa de amable paz bien abastada me basta, y la vajilla, / de fino oro labrada sea de quien la mar no teme airada. / / Y mientras miserable- / mente se están los otros abrazando / con sed insacïable / del peligroso mando, / tendido yo a la sombra esté cantando.

  A la sombra tendido, / de hiedra y lauro eterno coronado, / puesto el atento oído / al son dulce, acordado, / del plectro sabiamente meneado. 

(Fray Luis de León: 'VIDA retirada', s. XVI)


     
Cruzando ancestral Puerto de Leitariegos que desde una castellano-leonesa Reserva de la Biosfera del Valle de Laciana... se adentra por​ otra septentrional Reserva Natural Parcial del Cueto de Arbas nos topamos antes de nada con "La Chabola..." de María Luisa, en Vallado (brañas de arriba para Sonande), muy reputado al tener su "mejor pote de berzas..." asturiano:
    
    
  


     
  * Yendo desde Cangas del Narcea -Xinestosu- al
[en sendero GR.203 'por donde camina el Oso'...]:

    

   

   
    
  
   
     
    
     
    
             
     
        
      
   


         
Entrando tras una larguísima espera obligada en los (archi-confinadísimos, cuasi totalmente y para siempre) Bosques ["vírgenes"] de Muniellos...
    

   
 
  
    
         
     
    
     

    
     
    
     
   

   
   
   

   

     
     
    
     
      
  
   
* Por larga Sierra del Pando -y acometiéndola desde Folguerajú (sobre Bimeda o Riela del Naviegu) hasta deshacer lo ascendido en el Cascarínjunto a un 'paseo del Vino', cangués...- entre la Carrilona de las Ermitas hállanse 7 (consagradas a la Virgen del Acebo con San Protasio, S. Gervasio, S. Cipriano, S. Pelayo, S. Antonio, San Tiso y Nuestra Señora del Carmen): 
     
  

             
       

    
           
       
     
               
      

     

  

    

   

         

    
  


  
 Llegando a línea costera cantábrica para, como ejemplo, asomarnos hacia las zonas de Cadavedo (del muy playero concejo Valdés o Luarca) entre punta Percebes y el cabo Busto antes de seguir por Tapia de Casariego al río Eo...  

   
  
       
    
   
  


   
 * Nuevamente retomado el interior aguas arriba de la ría, caminando desde San Martín de Los Oscos hacia Revoqueira por entre Palacio de Mon-Velarde, un mazo de Mon en el Ferreira y la ermita de Ventosa frente al río Ahío que ya sobre vecino concejo de Pesoz afluye a otro Agüeira con destino final del Navia cabe Grandas de Salime...
    
 
 
 
 
 

      
              
      
 
      
   
       
            

    

  * Partiendo desde Santalla de Oscos por carballeiras de Millarado -con la capilla del Carmen, junto a su gran tejo, en la Vega del Carro- hacia el Forcón de los dos ríos Villanueva y Barcia... para cerrar circuito recorriendo el conjunto de As Casías [inmediato a su cuna original en A Valía...], San Julián o/Martul, Caraduxe más Duxemiel hasta cierta vetusta casona sobre la ribera del Agüeria ya muy cerca de Ferrería (llamada Ferreirela de Riba hoy) que fuese otrora prolongado solar de algunos célebres Lombardero... 
   
 

     
      
         
           
        
      
     
      
       
     
                 
                     
  
           
            
              
 
  
  * Y recuperando desde La Garganta por cierta lucense Piedrafita del Cebreiro -que distancia Os Ancares de la Sierra do Courel...- hacia otros lugares de la Meseta más meridionales, aun antes de haber sido alcanzada la Maragatería pueden ya [en El -siempre inefable- Bierzo] ser disfrutadas Villafranca y Villalibre de la Jurisdicción también, despidiendo enfrente aquellas últimas montañas junto a Las Médulas próximas al mítico Valle del Silencio con su 'Tebaida' de Valdueza...
  


    



Pero finalmente, además de todo el senderismo cumplido -entre prados, brañas, puertos, caleyas o/y montes...- aquí se nos ofrece añadido un viaje más del que nos hablan a veces, ahora por la Historia, tanto las piedras como los paisanos...

Desde tierras vizcaínas el año 1602 arribaron al lugar de A Valía -para seguir ganándose la vida, como herreros en aquellas zonas de ferrerías, adyacentes a explotación siderúrgica tradicional...- un padre con su hijo, Fernández de Lombardía (o, después, Lombardero también), estableciéndose y fundando allí una saga que permaneció asentada en las inmediaciones hasta mediado el siglo XX.

Junto a ellos y por misma época les acompañarían migrando diversos grupos familiares similarmente oriundos desde sus mismos orígenes, como los Amézaga, que tras del transcurso de un tiempo terminarían por resultar muy cruzados mediante sucesivos emparentamientos matrimoniales entre las respectivas descendencias.   

La ocupación inicial y continuada de generaciones hasta las penúltimas fue trabajando en el mazo de As Barreiras, al tiempo que cumplían con los demás afanes para las explotaciones agrícola y ganadera propias de la Región, adquiriendo gran renombre como excelentes "guañadores"... Los mayorazgos iban heredando la finca y segundones comenzaron a tomar estudios por desempañerse con sus distintas carreras eclesiásticas, de Leyes, políticas, administrativas o en Medicina.

Pero su mayor éxito provendría del gran éxito emprendedor logrado como industriales relojeros, llegando a resultar ser unos adelantados en la construcción para relojes de torres o salas por toda Galicia, antes incluso ya del que tratados específicos ninguno sobre tal relojería hubieran llegado a ver la luz dentro del Reino; y los más codiciados  de sus piezas de sala son los que llevaban la leyenda "Témpora mutantur et nos mutamur in illis".

En el solar primitivo del siglo XVII a (orillas del Barcia, y abandonado ya) queda todavía como huella visible una 'Torre de los Lombardía' -luego 'casa Farruquín'...- con un gran escudo protector para su caserío en el cual [apenas, últimamente, legible] figuraba 'Conocida valentía, estas armas que gané así las defenderé como noble Lombardía' y también bajo el yelmo "Vizcaya".

El año 1712 consta Expediente judicial de vizcainía en favor de Francisco Fdez. Lombardía para un pleito sobre impagado de las rentas del "voto de Santiago" por ser originario de Guernica; y en 1734 se registra otro a favor de Antonio Fdez. de Lombardía el Menor en pleito con el ayuntamiento por haber excedido precio para la venta de vinos.

Un descendiente de la Casa se trasladó para establecerse también junto al otro cercano lugar de Vilarpescozo (Ribeira de Piquín) viéndose con la necesidad como consecuencia de probar su hidalguía ante la Real Chancillería de Valladolid, en un largo proceso iniciado cinco años antes mas finalizado con éxito el 1738.

Y por allí compaginó las tareas de terrateniente con puesta en práctica de sus conocimientos en gnomónica, realizando varios relojes de sol, de los que subsiste hoy el situado en la cercana iglesia parroquial de San Juan de Baos (Ribeira de Piquín) con la inscripción "Lombardero. Siendo prior don Francº Bernardº Pasarín y Quindós. Aº de 1742". Aún hay en 1751 Expdte. declinatorio al plantearse conflicto de jurisdicción por pleitos sobre ciertos bienes prometidos para una dote de Antonio Fernández Lombardía con Alonso Fdez. Lombardero

La familia se trasladó más tarde a otro nuevo edificio (que actualmente permanece habilitado aún) en Ferreirela, si bien todavía el año 1752 acogiose por dicha torre de A Valía el consejo de comisionados reales para recolectarse los datos comarcales en Los Oscos, ante su elaboración de minuciosos informes rendidos al Catastro nacional -pionero- del marqués de la Ensenada.   

Sus pujos de ilustrados los mostraría con que -de tan sólo pocos meses después, en 1753- existan documentos oficiales y conservados testificando haberse acreditado que "por Lombardero prestose a otro vecino de Santa Eulalia su ejemplar de la L' Encyclopédie de Diderot et d' Alembert..." salido por primera vez desde la imprenta escasos dos años antes.  

El 3 de junio de 1756 el concejo de Ribadeo les adjudicó ejecutar su novísimo reloj municipal, detallándose que ha de ser “de buen hierro (…) de diez y seis arrobas castellanas, un poco más o menos, con péndola real y todas sus piezas de las maniobras correspondientes, el martillo, pesas, cuerdas, y mostrador de hierro”. Y el año 1757 recibieron otro encargo muy similar en la villa de Betanzos.

Asimismo el día 4 de diciembre de 1759 se les contrató un reloj para la torre de la catedral en Lugo, que estaría ya instalado durante agosto de 1760. Y el año 1772 llegaba otro nuevo titánico encargo para reloj de torre (pesaban unos 200 kg.), esta vez por otra catedral gallega, la de Mondoñedo...  

El año 1795 se certificó Expdte. aprobatorio como "Caballero de S. M. Carlos III" (reinando el sucesor ya) para cierto vecino nacido en Santa Olalla de Oscos, con su "provisión de Hidalguía" recibida también el 1774 (tras del ser "exento por Noble" desde 1749) e hijo de María Fernández Lombardero, nieto de Diego Fdez. Lombardero y bisnieto de Domingo Fdez. Lombardero, "notorios hijosdalgos" ambos.
 
Durante 1837 se produjo en Santa Eulalia el 'ajusticiamiento...' de algún significado Fernández Lombardero, entre otros 13 vecinos que lo fueron a la vez únicamente por ser acusados del haberse tenido como simpatizantes con los insurrectos carlistas; y todavía del año 1848 consta en Archivo Histórico de Asturias la Causa formada desde Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Grandas contra un José Lombardero avecindado en los Oscos, alias "el Pego", por sus "palabras subversivas".

En el siglo XIX desde Ferreirela inventaron un atómata o proto-biciclo... construido simulando ser "caballo mecánico" a cuyos lomos acudían a las misas dominicales del Concejo; y se fabricó además otro artilugio innovadoramente diseñado "para volarse" también, que se lanzaría por el profundo valle logrando alzarse planeando algunas decenas de metros, con la única consecuencia de rompérsele al piloto alguna pierna durante un aterrizaje sin estabilizadores...

Desde la parte final del siglo XX toda Ferreirela de Riba está empleada como un alojamiento rural regentado ya por el último miembro de la estirpe que habían venido siendo caseros allí desde hace mucho, Luis Talán con  Fina, su esposa... Y a poca distancia en aquella misma ladera del monte permanece también funcionando una Casa Museo del primer Marqués de Sargadelos (al cual habrían finiquitado -sin embargo- 'linchándolo...' en las calles de Ribadeo el año 1809, por afrancesado liberal), asimismo familiar de sus vecinos Fdez. Lombardero, sita en Ferreirela de Baixo...  
 
Y por último, a otro familiar querido en el cercano Taramundi como su más benemérito maestro nacional se le tiene dedicada -desde 1951- una plaza e inusual monumento de homenaje con busto, que reza tan sólo "A Manuel Lombardero Arruñada".

* * *

{ En fin, todo así ahora es como para sentirse igual que quien tras de subir al monte [Tabor] tan sólo acertó a proferir «... ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para El...» (Mc 9, 2-13) }