miércoles, 18 de junio de 2014

'Contra la ceguera', con Julio Anguita


No tiene por qué sentirse depresiva la Verdad (sobre las apabullantes cifras de nuestras Crisis, por ejemplo), tan solo nos hará en cualquier caso algo (capaces -pese a todo...- del acabar volviéndonos, o permaneciendo) más libres.   

                         
"Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, / mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia, / ciegamente existiendo, fieramente afirmando, / como un pulso que golpea las tinieblas, // cuando se miran de frente / los vertiginosos ojos claros de la muerte, / se dicen las verdades: / las bárbaras, terribles, amorosas crueldades... // Se dicen los poemas / que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados, / piden ser, piden ritmo, / piden ley para aquello que sienten excesivo...
 
Estamos tocando el fondo. // Maldigo la poesía concebida como un lujo / cultural por los neutrales / que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. / Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse. / [...] / Quisiera daros vida, provocar nuevos actos, / y calculo por eso con técnica, qué puedo. / Me siento un ingeniero del verso y un obrero / que trabaja con otros a España en sus aceros.
 
Tal es mi poesía: poesía-herramienta / a la vez que latido de lo unánime y ciego. / Tal es, arma cargada de futuro expansivo / con que te apunto al pecho. / [...] / Son palabras que todos repetimos sintiendo / como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado. / Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. / Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos..." (Gabriel Celaya, 'Cantos iberos: España en marcha')
.
"Tú no puedes volver atrás / porque la vida ya te empuja / con un aullido interminable, / interminable... / [] / Un hombre solo, una mujer, / así tomados de uno en uno, / son como polvo, no son nada, / no son nada... / [] / Otros esperan que resistas, / que les ayude tu alegría, / que les ayude tu canción / entre sus canciones...
 
Nunca te entregues ni te apartes / junto al camino, nunca digas / no puedo más y aquí me quedo, / y aquí me quedo... / Entonces siempre acuérdate / de lo que un día yo escribí / pensando en ti, pensando en ti, / como ahora pienso..." (José Agustín Goytisolo: 'Palabras para Julia') 
.
Y es que, recordemos cómo, “...las arenas tan sólo son puñaditos… pero hay montañas de arena…” siempre (Atahualpa Yupanqui: 'El payador perseguido').  
 .

El pasado viernes día 16 la Sección del Ateneo de Madrid sobre Filosofía -con presidencia de Antonio Chazarra y vicepresidencia de José María López Arriba- tuvo un Acto público memorable en el que su secretaria cuarta, Victoria Caro, introdujo al citado autor para que nos disertara so pretexto de presentrarse un reciente libro.

[Y por fortuna para quienes no estuvieron presentes en la singular ocasión, está disponible desde Internet un completo vídeo, con las palabras del interviniente: aquí hay link...].
 
Se comenzó recordando aquel mito griego clásico de Casandra, la mortal favorecida por el don divino del anticipar -acertada mente- unas lúcidas perspectivas con respecto de lo por venir... si bien a condición de no conseguir ser nunca creídas por sus conciudadanos a tiempo; ¡muy oportuno símil!
 
No es que Julio Anguita carezca en la trayectoria pública de algún lógico error también, como cualquiera (su desastroso intento de posicionamiento táctico ante los 'acuerdos de Lizarra' con el Javier Madrazo finalmente aniquilado tras abducción desde mayoría gubernamental EA/PNV-HB, como ejemplo; ¡por más que no hayan fracasado en menor medida otras fuerzas de superior tamaño entre las que recientemente cabe señalar al PSC/PSOE ya -¿y CiU, quizás?- autoinmolándose hacia estela[da] de, similar mente, identitaria ERC, etc.!)...
 
Mas nadie puede ignorar a estas alturas varios llamativos casos en los que sus anticipaciones, inicialmente denostadas hasta ridiculizárselas como 'visionarias' y aun 'mesiánicas', con el tiempo devinieron lugares comunes manoseados por muchos: recuérdense aquellas críticas desde un comienzo del 'insostenible monetarismo por el Euro de Maastricht', gestionado mediante Comisarías u otros Euroliderazgos del PSOE (Marín, Barón, Borrell, Solbes, Almunia) en la UE, que ahora nos reventó entre tan burbujeantes Crisis...

O cómo ideaba su 'Convocatoria por Andalucía', luego transmutada en 'Izquierda Unida', ampliando rescoldos de las previas 'Plataformas unitarias' Anti-OTAN sostenidas frente al ominoso Referéndum del 1986 en el que una inmensa mayoría de la C@sa Común supuestamente progresista se apuntó al 'Cambio' del césar Felipista rampante... tras de lo cual, aquel mismo ministro Solana redactor del decálogo "de Entrada, NO" socialista terminó como Secretario General y Comandante Jefe de OTAN/EUFOR en los bombardeos desde "Organización del Tratado para el Atlántico Norte" contra Belgrado, Afganistán e Irak...

E incluso su planteamiento del imprescindible 'sorpasso por la izquierda para superar al PSOE' agotado entre corruptelas -desde GAL, Fondos reservados, CESID, Financiaciones partidistas ilegales, etcétera, etcétera, etc.- y convergiendo en deriva inane, por el discurso de 'las dos orillas', bipartidista...
 
A quienes tenemos fortuna de conocerlo desde antes de aquella irrupción primera en tribunas bajo escrutinio periodístico hace ya casi 4 décadas, nos alegra poder prestar testimonio sobre su 'rareza' verdadera como un auténtico ciudadano inigualable y comprometido entre tanta "clase -o, incluso, casta...- política" con respecto a la que se ha esmerado siempre por deslindarse, tanto de palabra cuanto por las obras.   
 
 
.
Recordamos aún con nitidez cuando, desde mucho más voluntarismo que otra cosa, se anduvo pergeñando los borradores para su candidatura en aquellas Municipales  al Ayuntamiento de Córdoba del 1979 sobre todo por (el responsable a la sazón en el P.C.E local, y profesor de Matemáticas del Instituto Averroes) Dionisio Ortiz más quien le acompañó como nº 2 Independiente de listas electorales hasta ser luego su Teniente de Alcalde (un prestigioso abogado progresista, cristiano postconciliar del impagable Círculo Cultural Juan XXIII), Rafael Sarazá.
 
Estábamos ya en eso del -posteriormente célebre- '¡Programa, programa y programa!'... Pero aquellos tiempos no se parecían a lo ulterior en casi nada; los trabajos de acción política para propaganda eran por pura militancia, sin mercenarios de la publicidad, por lo menos entre nosotros. Primera mente desde aquella sede que, por cá Leyva Aguilar de la Judería, se curraban los bravos camaradas fogueados en CC.OO. bajo las batutas del buen Ernesto Caballero y compañía...
 
Y además con aportes fraguados desde la célula de 'intelectuales' que por el Brillante se reunió, en torno a las contiguas viviendas del psiquiatra Carlos Castilla del Pino y la pareja de catedráticos Lola Ruza más Javier Urraca, con otros -varios colegas del profesorado y algún condiscípulo aventajado- como Manolo Coello, Concha Martínez, Pedro Moya, etc. ¡Aunque lo cierto es que, según podrá verse por hemeroteca, dicho sesudo Programa Municipal del PCE -redactado, tan laboriosa como profana mente, y vencedor en aquellas elecciones...- nunca llegó a ser impreso!   
     
Lo importante todavía era la persuasión directa, en mitines o asambleas, y ahí se reveló por primera vez el carisma de quien apareció solo como el didáctico enseñante del Colegio Público 'Los califas' que ciertamente aún seguía siendo; no cupo nunca duda sobre que lo suyo ha sido siempre más vocación o arte del Magisterio, pedagogía cívica, que ningún pujar por cualesquier otras posibles lides ministeriales.   

Las extraordinarias e inusuales probidades gastadas por este genuino tribuno de la plebe quedan patentes en cómo explica hoy por qué llegó entonces a ganar su primer periodo con aquel caso inédito del único Alcalde comunista para una capital de provincia [Nos dice que "fueron varios los factores: en Córdoba, el PCE tenía una implantación de primera calidad entre todo su tejido social (...); otra razón es que la derecha no quiso votar a UCD (...); y en tercer lugar el PSOE no presentó a su candidato natural, Martínez Bjorkman, porque les parecía un díscolo"]... Lo cual puede ser aceptado, pero no explica  el que fuera después reelegido ya con mayorías claramente absolutas por sus vecinos.  

Oyéndole ahora celebramos comprobar el vigor con solera de sus 72 años, que (salvo mínimos 'lapsus linguae', no mayores del trabucar ocasionalmente ONU por OTAN, 22-M por 25-M, o Irak por Kuwait...) desgranan parlamento excelente y profuso en datos citándonos argumentos históricos relevantes e incluso novedosas confidencias, desde sus más precisos nombres para las fechas exactas. 

No es uno más de los que, sin querer pensar, todo lo tragan: "el paro es una cárcel, y el paro juvenil una cárcel a perpetuidad; la precariedad es una condena, la pérdida de horizontes es un presidio y la sensación inducida del que fuera de este horror no hay proyecto es un penal en el que deberían estar quienes -ayer con sus alegrías o frivolidades, u hoy por su contumacia en el disparate- ahondan cada día más la tragedia en un país endeudado con la soberanía de los Bancos"...

En los últimos años ha venido expandiendo un Frente Cívico 'Somos Mayoría' que de antemano renunció tanto al presentarse a las elecciones para obtener ningún cargo cuanto a suscribir coaliciones con otras fuerzas partidistas; pues lo que considera prioritario es difundir la reflexión y el debate para buscar esas claridades de objetivos que al fin puedan coagulársenos mediante planteamientos claros, concretos y sintéticos capaces de movilizar activamente a mayorías por su realización aquí sin demora.  
.

Por fin, reitera cierto aviso de Saramago, del "ya éramos ciegos en el momento en que perdimos la vista, el miedo nos cegó, el miedo nos mantendrá ciegos". Y concluye con los versos de Agustín Millares: "Te digo que no vale / (...) / hacer la vista gorda con lo que pasa, / guardar la sed de estrellas bajo llave."
 

2 comentarios:

  1. "No comparto el entusiasmo republicano que ha emergido estos días. Por puro pragmatismo. No creo que ninguno de los males que afligen a la sociedad y a la economía española tengan que ver con la forma monárquica del Estado. Y tampoco creo que cambiarla contribuiría a resolverlos. Al contrario, el proceso de cambio crearía mayor inestabilidad e incertidumbre. Tampoco creo que un Presidente de la República ayudase más a resolver el problema del encaje de Catalunya y el País Vasco en el Estado español. No digo que algún día se pueda y se deba plantear el problema de la forma del Estado, pero ahora tenemos prioridades mas urgentes y problemas mas graves que resolver.

    El PSOE y el PSC han iniciado el proceso para elegir un nuevo Secretario General. Ni Rubalcaba ni Navarro han resistido a los desastrosos resultados de las europeas. Sea bienvenida la novedad de que los militantes puedan votar directamente a los candidatos. Aunque sea de forma “indicativa”, ya que los Estatutos del PSOE, de momento, no permiten otra cosa. Al final las cosas se caen por su propio peso, y después de haberlo rechazado tozudamente en el ultimo Congreso y en la posterior Conferencia política, al final Rubalcaba se ha convertido súbitamente a la democracia directa, dejando descolocados a varios de sus colaboradores que insistían en un Congreso a la antigua usanza.

    Curiosamente, la Ejecutiva dimisionaria que, después de la derrota electoral, no se ha considerado legitimada para convocar las primarias abiertas para elegir el candidato a la Presidencia del gobierno, que habían sido aprobadas por el anterior Congreso, ratificadas por la Conferencia política y tenían ya fecha fijada. Pero sí se ha considerado legitimada para aprobar en un plis plas un cambio radical en el método de elección del Secretario general del partido que había sido rechazado en las mismas instancias.

    Afortunadamente, los militantes del PSOE podrán, podremos, elegir entre tres candidatos ya que Pérez Tapia ha conseguido los 10.000 avales necesarios. Yo le he dado el mío, entre otras razones porque fue el único diputado que no votó la reforma exprés de la Constitución con la que, en el verano del 2011, Zapatero claudico a las exigencias de Trichet...

    (Josep Borrell, hoy, en 'Grandes maniobras')

    ResponderEliminar
  2. ¡vaya: que si quizás, acaso, sí... o que si no..!

    ResponderEliminar