viernes, 10 de noviembre de 2017

DENTRO DE LA TIERRA: según Paco Bezerra (sobre dramatismo, ahí hoy, extraordinario)...

    
Casi con una década de retraso, se ha estrenado -al fin, en la capital del Reino de España, como antes ya entre otras extranjeras...- un artefacto dramático celtibérico temido por concretísima potencia evocadora, para nada complaciente [Cuando uno hacia detrás mira y ve su vida, ésta siempre parece sueño; o sea, de cuento. Es el presente como un relámpago. Una vez que desaparece tal resplandor, ya solo puede hablarse”]…
  
  
Y lo mejor es la presentación del autor. Me llamo Francisco Jesús Becerra Rodríguez, aunque las cosas que escribo las firmo como Paco Bezerra. Nací en agosto del 1978, en un barrio de pescadores, en una familia de campo cristiana y muy supersticiosa. Mi barrio allí se llama El Alquián, o 'aljibe'; significa, en árabe, una especie del pozo que dentro de las casas hay: diseñado para el agua de lluvias acumularla. Como Almería es la provincia donde llueve menos de toda Europa, los árabes hicieron este truco, para el agua que caía del cielo almacenar; aunque se supone que ni se puede beber porque no está mineralizada y hay que echarle un litro de lejía por matarle las bacterias. 
   
Nada más nacer, yo, me diagnosticaron una enfermedad extraña. El médico les dijo a mis padres que mis ritmos de crecimiento estaban descompensados; y que, en un futuro, mi cabeza iba a ser más grande que mi cuerpo. Entonces mi familia se asustó mucho y mi abuela cogió una soga y, por dentro del vestido, se la ató en la cintura pegada a la piel; y así anduvo día y noche, en una especie de sacrificio o promesa, para pedirle a Dios que a cambio yo me muriera.
    
Por tal forma me libraría del rechazo al que, si no, iba a estar expuesto el resto de mi vida; y no sufriría... Pero, al fin, Dios no me mató. Y aquella extraña enfermedad nunca evolucionó. Resulta que lo que tenía era asma. Y alergia al olivo, pero la cabeza no me creció. En cambio, siempre he sido muy propenso a que me echaran mal de ojo... Y cada vez que ocurría eso, mi madre me llevaba a una vecina curandera, para que me lo quitase.
   
Esos males de ojos los echan las personas con envidia. Normalmente, tus vecinas envidiosas, que tienen hijos feos. De hecho, se sabe perfectamente quiénes son porque todas las mujeres se apartan con el carrito del niño cada vez que aparece alguna... Tienes mal de ojo porque estás bajo de ánimos, y lloras, sin justificación alguna. Cuando esto te sucede de adulto, se dice que padeces depresión o que sufres ansiedad; pero si te ocurre de bebé, entonces es que te hicieron daño en el alma. Para combatirlo, mi madre, en el carrito me ponía varias cosas: un escapulario bendecido por un sacerdote, un lazo de color rojo —el rojo desvía la mirada de la persona que va a hacerte daño, como los toros con el capote, y evita la embestida...— o alguna cruz de Caravaca.
  
Pues las cruces de Caravaca son, por lo visto, de lo más efectivo; tanto que casi todos los niños suelen llevar una colgada, como método defensivo. Si los ángeles que la custodian se parten o se ponen negros, entonces es que alguien ha intentado hacerte daño y la cruz funcionó como escudo. Eso sí, hay que enterrarla rápidamente. Nunca he sabido muy bien por qué. Imagino que porque la cruz ya no es ninguna cruz, ni los ángeles son más ángeles, murieron protegiéndote; y es por lo que hay que darles sepultura.
     
 
Mi curandera era una mujer que tenía gracia (lo cual es como poderes, pero en religioso) y me rezaba en la cabeza. Me ponía las manos en la mollera y, con un paño y un bote de alcohol, me rezaba cerca de media hora... Yo mientras, me acuerdo, veía siempre ‘Los pitufos’. No sé por qué, pero el caso es que coincidía. Sería la hora a la que me llevaba mi madre, pero siempre que su vecina me rezaba por la cabeza echaban ‘Los pitufos’ en la tele. Yo adoraba a María, hablaba mucho con ella. Mientras me rezaba me contaba un montón de cosas interesantísimas: mujeres que no podían quedarse embarazadas y ella las fertilizaba; cómo curaba la carne cortada (a causa de un golpe: la carne se te despega del hueso) sin que fuese necesaria la presencia física del enfermo; la forma increíble en la que a su hijo se lo tragó el mar; cómo detectaba y curaba el mal de ojo a través de la dureza de la coronilla…
    
Recuerdo que, al entrar, María me tocaba siempre arriba de la cabeza y mi madre le decía:
¿Qué?
   
A lo que María contestaba:
Tócasela tú.
   
Entonces, mi madre me tocaba la cabeza, volvía a mirar a María y las dos calladas quedaban. Silencio. Hasta que María se pronunciaba:
Hecha un chicle.
   
Dicho eso, mi madre se iba, dejándome a solas con María; y ésta me rezaba lo preciso, hasta endurecérmela. Al rato, mi madre volvía a por mí y María, como el que toca al portón metálico de una cochera, me pegaba en la cabeza.
—¡Toc, toc, toc!
   
Luego, mi madre repetía la operación, se aseguraba de que el trabajo estaba bien hecho, y respondía:
Dura como una piedra.
   
Las dos se miraban y se sonreían mutuamente. María nunca cobraba nada. Ni una peseta. Su hijo me contó hace poco que cree que murió por curar a tanta gente. El caso es que María ya no está con nosotros. Desapareció.
   
Cuando eres niño y nunca has salido aún desde la casa de tus padres piensas que lo que te pasa a ti es lo que, con total seguridad, ha de ocurrirle al resto de los humanos. Hasta que, un día, te das cuenta de que nada era como imaginabas. Con 19 años me mudé a vivir hasta Madrid para estudiar arte dramático en el ‘Laboratorio del Teatro William Layton’ y en la RESAD, o sea, Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Una vez, recuerdo, hice un comentario en la clase. Estudiábamos algo en lo que se hablaba del mal de ojo, alguna obra de Valle-Inclán, creo; un personaje lo padecía o algo así. El caso es que salió el tema y nadie sabía con exactitud de qué se trataba. Yo les informé a todos de que a mí me lo habían echado y quitado varias veces... y que, si les parecía, podría explicarles de qué iba el asunto. Toda la clase, profesor incluido, soltó una carcajada y se rieron de mí. Nunca entendí muy bien por qué. Luego me preguntaron si hablaba en serio; pero, avergonzado, no supe qué contestar.
    
Mis padres, mis vecinas… siempre han hecho promesas. Normalmente, a la Virgen. No cortarte el pelo en no sé cuántos años, subir de rodillas o descalzo una montaña, ir cada equis días a equis sitios, velar a la Virgen durante toda la noche hasta que amanece…
 
Mi madre, una vez me di cuenta, llevaba mucho tiempo vistiendo de marrón; yo no sabía si era coincidencia o qué. Entonces, le pregunté:
Mamá, ¿por qué vistes últimamente tanto de marrón?
    
Y ella me contestó:
Porque le he hecho una promesa a la Virgen.
¿Cuándo?
Hace tiempo, pero todavía no la he cumplido.
          
 
Por lo visto, un tío mío adiestrador de perros dueño de varios puti-clubs y de un invernadero se puso muy malo, y mi madre le hizo a la Virgen del Carmen una promesa. Si se ponía bien, se vestiría de marrón (esto depende del color del manto de la Virgen o el santo a quien te hayas encomendado y, en este caso, la Virgen del Carmen va siempre vestida de marrón) durante 6 meses. Yo no sabía que mi tío hubiera estado enfermo y se lo comenté a mi madre, pero ella me explicó que no podía acordarme, que era imposible; que cuando hizo la promesa mi tío era muy pequeño, y aún yo no había nacido. Entonces, le pregunté:
Si fue hace tanto tiempo, ¿cómo es que lo haces ahora?
     
Y mi madre me contestó: 
—Las promesas no hace falta realizarlas enseguida, tienes toda la vida para cumplirlas. El inconveniente es el peligro. 
—¿A qué te refieres? 
Que te ocurra algo. 
—¿Algo? 
Sí. 
—¿Como qué? 
No sé, que tengas un accidente, te quedes impedida y no puedas realizarlas. 
—¿Qué pasa entonces? 
Que hay que dejárselas encargadas a alguien. 
—¿A alguien? 
Sí, a alguien de la familia, alguien joven. A un hijo, por ejemplo. 
Ya. 
     
Silencio. Entonces, volvía a preguntarle: 
—¿Y te quedan muchas por cumplir? 
Unas cuantas — Me respondió. 
   
Silencio. 
Unas cuantas... 
    
A veces de pequeño, cuando no tenía otra cosa que hacer, me entretenía subiendo a los invernaderos a echar carreras sobre los plásticos. Con amigos o solo. Para no caer, el truco es pisar cruces de alambre, nunca sobre plásticos; y saltar de intersección en intersección. Yo siempre me quedaba el último, e imagino que por mis problemas respiratorios. Y porque andaba un poquito gordo, la verdad... Así que casi siempre, si no por una cosa por otra, tropezaba y terminaba cayéndome. Un día, el médico me recomendó no visitar demasiado los invernaderos, ni acercarme mucho a ellos. Yo le pregunté que por qué, y él me respondió que por los venenos; podrían inflamárseme las vías respiratorias, y/o provocarme futuros ataques. Yo nunca había oído nada parecido, así que no le hice mucho caso. Pero a veces, y esto suele pasar con frecuencia, tan solo hace falta que alguien te comente algo para comenzar a oírlo por todas partes. El caso es que, no sé si por casualidad o no, al tiempo cayó en mis manos un estudio firmado por el jefe del Servicio Provincial de Consumo de la Junta de Andalucía en el que pude leer cosas que nunca había oído y que hasta la fecha desconocía.
      
Según el informe parece ser que en ciertas zonas de la provincia de Almería no cesaban de aumentar en forma alarmante y sin descanso los casos de cáncer cerebral, gástrico, de próstata y de testículos; y que 2 de cada 10 jóvenes presentaban un nivel bajo en espermatozoides, posiblemente por su exposición prolongada a sustancias organocloradas; que a causa de los herbicidas y fungicidas habría aumentado en muy pocos años el número de las enfermedades mentales, y alteraciones nerviosas, debido a un descenso de litio en la sangre; y que, durante 1989, fueron atendidas en centros sanitarios 350 personas de la comarca por presentar intoxicaciones a causa de aquellos venenos... Finalmente, el informe llegaba a relacionar el índice de suicidios con el empleo de órgano-fosforados y aseguraba que el 50% de los fumigadores profesionales padecerían depresiones crónicas; un 38% de las mujeres embarazadas en Campo de Dalías había sufrido uno o varios abortos; que la tasa de suicidios en Almería llegó a alcanzar hasta el doble de la media española; y que 17 especies de insectos, ahora denominados super-insectos, ya se habían vuelto inmunes a todos los pesticidas o plaguicidas
   
Sin darle muchas vueltas, me busqué algún plástico, de archivador: metí dentro aquel Informe y en un fichero lo guardé. Fuera escribí, con una etiqueta: “Invernaderos”. Y lo coloqué sobre una estantería. 
    
Con 27 años, y ya licenciado en ‘Ciencias Teatrales’ e ‘Interpretación y Dramaturgia’, me fui a vivir a París. Encontré una casa en el 17 de la Avenue Secretan, en el barrio número 19; y un trabajo como asistente de conversación en el instituto Charles le Chauve (o sea, Carlos el Calvo, el primer rey de Francia), en Roissy-en-Brie, cerca del Eurodisney. Me había propuesto escribir mi primera obra como autor profesional. Los textos que había publicado hasta la fecha habían sido siempre dentro del contexto académico, bajo convenio en la escuela de arte dramático con una editorial, siempre escritos con el fin de que el profesor los evaluara y terminara calificándolos así para obtener el resultado final de la nota. Pero ese ciclo habría ya terminado, había que inaugurar uno nuevo, y qué mejor sitio para hacerlo que París. El único inconveniente era que no tenía ni una idea sobre qué podía escribir.
     
     
Ante la duda, hice lo de siempre: me bajé a un bar de la calle a tomarme una cerveza y ver lo que pasaba. Lo de la cerveza no tiene especial importancia, siempre bajo a los bares de las calles donde vivo a tomarme una cerveza, lo curioso es ver qué pasará. y, a veces, funciona. Yo, por si acaso, sigo confiando en salir a la calle para buscar no sé bien qué... Resulta que en el interior de aquella brasserie (así se llaman los bares, ‘brasseries’, en Francia) estaba la tele puesta. Yo, por aquellos entonces, no entendería gran cosa del idioma vecino; sí que podía parlotearlo, pero me costaba seguir las conversaciones. Además, creo, era una de las primeras veces que veía la televisión francesa; pues aún en casa no teníamos aparato. Por el contrario, lo que pude distinguir con total claridad fueron las familiares imágenes que lanzaba el televisor. Estaban echándonos en la tele un documental sobre Almería; y, más concretamente, sacaban El Ejido.
       
Intenté prestar atención; pero ante mi incapacidad para entender lo que las voces en off del documental contaban tras las imágenes decidí preguntarle a una señora que tenía al lado y que, sin despegar el ojo de la tele, fumaba cigarrillos negros sin boquilla: 
Perdone, ¿sabe usted de qué andan hablando? 
De invernaderos. 
—¿Invernaderos? 
Sí. El laberinto de plástico está bebiéndose los acuíferos. 
¡Acuíferos! 
Sí, son lagos subterráneos. 
—¿Y han dicho dónde sería eso? 
—En Almería, ¡dónde va a ser! 
    
Puede que fuese debido al poco tiempo que llevaba en Francia, o que era la primera vez que me había ido a vivir a un país extranjero, pero la verdad es que me sorprendió tanto oír la palabra de la ciudad donde nací en aquella boca extranjera que le pregunté: 
—¿Y es que usted sabe dónde se puede hallar Almería? 
—¿Yo? 
    
La mujer sonrió y continuó hablando: 
Dónde Almería está todo el mundo lo sabe . 
        
Y luego, aquella señora (que como yo, aburrida y sola, había bajado de su casa al bar de la esquina a tomarse algo y que tenía toda la pinta de no tener otra cosa mejor que hacer) me preguntó, muy amablemente: 
—¿Quiere que le siga traduciendo lo que dicen con el documental? 
   
Y yo le respondí: 
Sí, por favor. 
    
El delito medioambiental y los venenos se mezclaban con el asunto aquel de las oleadas del racismo desatadas en 2000; cuando todo un pueblo de la provincia se tiró a las calles a la caza del moro después de que, tras querer violar a una chica del pueblo, un marroquí de 22 años con trastornos mentales terminase apuñalando a la joven y causándole su muerte instantánea en el acto. 
 
   
En cuanto me contó lo del árabe, recuerdo, miré a la señora y le dije: 
—Yo soy de ahí
     
Ella no dijo nada; se calló y, al rato, me contestó: 
—¿En serio
—¿De verdad
—¿Por qué
—¿Cuánto tiempo llevas en París? 
Un día
—¿Solo uno
Bueno, dos. Ayer y hoy
—¿Y a qué te dedicas
Soy dramaturgo. Escribo teatro
Dramaturgo... 
Sí. 
—¿Y estás escribiendo algo ahora? 
    
Pude haber respondido que no, que quizá; que puede, que pronto, que andaba pensando… Pero el caso es que, no sé por qué, decidí mentirle y le dije: 
—¿Y sobre qué escribes
     
Yo me quedé mudo durante 2 ó 3 segundos. La verdad es que no sabía qué contarle. Así que miré al televisor y, acto seguido, respondí: 
—¡Sobre eso! 
    
La señora miró el televisor y luego, desconfiada, volvió a mirarme a mí: 
Qué casualidad, ¿no? 
En serio, ¿no me cree? — Le contesté.
    
Y como si alguien hubiese abierto el grifo de la ducha o la esclusa de un canal, de repente mi cabeza se inundó, y empezó al contarle aquello que primero empezó a pasarme por la cabeza: vertederos ilegales, el hijo acondroplásico de una amiga, mis asmas, todos los nombres de las distintas variedades del tomate, el cáncer para mi padre, el aljibe de casa, el pitido de oídos incesante a mi tía, las distintas modalidades para invernaderos que podían darse según su estructura, aquellos extrañísimos dolores de cabeza en mi madre, las malformaciones genitales de varios amigos que tan solo tienen un testículo, un moro sin papeles que tenía mi tío para el invernadero y que un día desapareció, el sacrificio de mi abuela, las promesas en mi madre, el mal de ojo, mi vecina curandera, o aquella extraña enfermedad que me diagnosticaron al nacer y que luego nunca evolucionó. Y de repente, me acordé del dossier, aquel dossier que titulé ‘Invernadero’ en el cual había estado almacenando todos aquellos artículos e informes sobre las consecuencias de la agricultura intensiva fuera de temporada y… Ya está, ya no recuerdo nada más; nada. Tanto que en momentos como éste, cuando vuelvo a pensar en la historia de la señora de la brasserie, pienso que nunca existió; que nunca estuvo allí, y que aquella señora no era sino yo mismo. 
    
Casi nunca se miente por gusto ni por casualidad, tampoco por placer, mentimos por probar suerte; ya que quizá en el intento terminemos descubriendo aquello que necesitamos, que nos hacía falta, y que andábamos buscando. Cuando uno mira hacia atrás, y ve su vida, ésta siempre parece un sueño o un cuento. El presente es como un relámpago: una vez que desapareció su resplandor, ya, solo puede hablarse de él. Aunque, luego, la verdad es que las cosas nunca son como se imaginan. Y puede que tenga esto algo de cierto. O, tal vez, puede que no. Tomates, fantasmas, venenos, inmigrantes, curanderas, plásticos, imaginaciones, mentira, invernaderos y mucha tierra. Lo demás fue subir a casa, buscar el dossier y empezar a escribir lo que terminó llamándose «Dentro de la tierra»; obra por la que me concedieron el premio del teatro ‘Calderón de la Barca’ para 2007 en primer lugar y, otro año después ya, un ‘Premio Nacional de Literatura Dramática’ 2009. 
   
‘El milagro almeriense’, lo han llamado algunos:El modelo económico’, ‘El mar de los plásticos’, ‘La huerta de Europa’... o ‘Del cómo los almerienses pasaríamos, ante todas las miradas atónitas de medio mundo, del montar en burro al conducir un Mercedes’... Por lo visto, nunca fue cierto que se viera desde los espacios la 'Gran Muralla China', no. Se trataba de algún río. Ahora, los astronautas aseguran que, desde allí arriba, los invernaderos de Almería son la única construcción humana que puede divisarse sin ningún tipo de problema; ya que, si los pusiéramos en fila unos detrás de otros, podríamos llegar andando por encima de ellos y sin tocar ni una vez el suelo hasta Bruselas.
   
Dicen los que han volado por encima de la Tierra que cuando se mira desde el espacio en la Andalucía oriental, en ocasiones puede verse un mar; otras veces un pedazo de cielo con su luz y sus pájaros, azul y brillante, como si las nubes se hubieran pegado un batacazo contra la tierra o como si hubiese tenido algún accidente Dios... Un enorme espejo sobre el que se refleja el sol, un incendio de dimensiones desproporcionadas...
     
Se trata del cielo, el cielo en la tierra, un cielo plastificado: un espejismo que se estrella contra los plásticos, y allá permanece; como una gran pantalla de cine sobre la que se proyectara una extraña película de hombres que pueden andar, sin hundirse, sobre las aguas; alguna película de fábrica sin chimenea que sube brillando por los montes y que, aunque nada la ocultase, lo cierto es que persistiría escondida; como casi todo lo que suele darse por estas tierras donde, de tan intenso, el sol siempre acabará por cegarte y sumirte a la más profunda oscuridad: este lugar donde los sueños y milagros terminan por convertírsenos en alguna pesadilla.” 
    
(Autobiografía de Paco Bezerra: en EL ESTADO MENTAL, 2011)
 
  
El texto nos resuena con ecos de otras conmociones, cual cruce inverosímil entre las Agota Kristof (del 'Claus y Lucas'...) o María Ángeles Maeso (por su 'Perro'...) mediante otra soltura expresiva que tan bien ya manejaba Ray Loriga (desde 'Lo peor de todo'...), como variopintos ejemplos precedentes; mas era encabezado con significativas citas diversas:
  
Mi historial no es agradable, ni es dulce y armonioso, como las historias inventadas. Tiene un sabor a disparate y a confusión, a locura y sueños, como la vida de todos los hombres que ya no quieren seguir engañándose a sí mismos. 
 Hermann Hesse
  
“... Me  gusta sumergirme en un mundo onírico que yo he construido o descubierto... [pues] elijo...
  David Lynch
  
En el momento que sobre algo tengo una opinión ya casi no puedo escribir (teatro) sobre ello [...] No se sueña sobre lo que se sabe, sino sobre lo que se desea y/o se teme. El teatro es investigación sobre lo que no se sabe o/y no se dice [...] Sólo se puede escribir sobre aquello acerca de lo cual se tiene dudas.
  Marco A. de la Parra
  
No me preguntéis por lo verdadero y lo falso, porque la “verdad poética” es una expresión que cambia al mudar su enunciado [...] La imaginación es sinónima de aptitud para el descubrimiento [...] La imaginación fija y da vida clara a fragmentos de la realidad invisible donde se mueve el hombre [...] Pero la imaginación está limitada por la realidad: lo que ni existe no puede imaginarse.
   F. Gª Lorca
  
“... Todo aquello que no sea literatura tampoco existe ya. Porque, ¿dónde, las realidades, estarían? Un árbol lo es porque alguien esté nombrándolo. Y al nombrarlo estará suscitándose la imagen que (inventada) teníamos. Pero, si no se le nombra, el árbol no existe...
   Francisco Ayala
 
Y nos lo ha introducido, al alimón con quien lo escribió, su director escénico para estas representaciones: A través de la imaginación, el artista ha tenido siempre la capacidad para descubrir hechos y realidades que, en principio, no se encontraban a la vista. O, por lo menos, a las vistas de todos. Los primeros creadores aprendieron a utilizar la ficción como herramienta para descifrar y comprender lo que les rodeaba, desentrañando el enigma. En eso se basa nuestro trabajo, en esperar al que se produzca una corazonada, esa sospecha que va irremediablemente... al llevarnos a tomar la más arriesgada y dolorosa de las decisiones: salir en búsqueda de la verdad.
 
Por eso, y desde que el mundo es mundo, ha supuesto el poeta siempre amenaza para los poderes; porque, sin que ninguno de ellos haya conseguido entender todavía cómo ni de qué manera, en ocasiones la poesía... es capaz de ver mucho más allá.
 Luis Luque y Paco Bezerra

                    

viernes, 27 de octubre de 2017

Ahora (frente a las 'klesas', del Odio, e 'hybris') vías de 'Wu-wei' como hace otros 2.500 años...

  
¿Dónde andará el ‘senyhoy...? ¿O cómo es que apenas parece poderse ver, de los ‘emprenyats’, la ‘rauxa’... por acá ya?

Las avaricias rompen toda ‘bolsa... Pretender escisión del ‘mainstream ambiente al ir cual ‘kamikazes en sentido contrario a lo demás, exigiendo que se aparten por impedir choque, suele ser suicida: segura ruta para “descongojarse.
   
  
Desde hace dos milenios y medio en las Indias Orientales, el concepto de ‘kleśās venía ya entre los más antiguos textos refiriéndose generalmente a estados “infernales” -de mente, que por momentos la nublan o confunden- manifestándose mediante acciones negativas para ‘karma [interdependencia de causa/efecto]’. Resumiendo, el budismo suele reconocer como principales los denominados “Tres venenos, o fuegos: Avidez, Ignorancia y Odio”...
 
Al tiempo en la Grecia Clásica, su concepto de ‘hybris o desmesura’ señalaba un desprecio temerario a los ámbitos personales ajenos, con faltas de control sobre impulsos propios; es decir, el sentimiento violento inspirado desde las pasiones exagerada o enfermizas dado su carácter irracional desequilibrado, y más que nada por ‘Ate (furia insensata u orgullo, engañosos). Como rezaría un proverbio, a Eurípides atribuido: “a quienes los dioses quieren arruinar, primero los volverán... locos”.
  
Wu-wei, en China y a la vez, describiría un importante aspecto del taoísmo según el cual la manera más propia del afrontarse una situación es "sin esfuerzo (acción)" o “ni actuar (forzando)”; si bien se hizo mucho énfasis en cómo eso nunca será lo mismo que no hacer nada: la naturaleza fluye así; es decir, simplemente, lo hace. Eso sería, pues, una forma natural del hacerse algo; sin forzarlo con artificios que desvirtúen su posible ‘tao (la senda -espontánea- en armonías)’...
 
     
Pero aquellas tendencias más actuales del populismo único que prodigan todas las Castas (desde para ‘Brexito con Putin+Trump... a por lo más próximo del DUI [es decir, hacia la “República -'indepe...'- de mi C@sa”... u otros- ‘Procés’...] por el movimiento ‘nazi_o_ná dels Pujol, Mas, Jonqueras, Colau, Rufián, Otegui e Iglesias&Maduro y las ‘CUPs’...) pintan burdas ‘postverdades’ mendaces de mero ‘supremacismo’, tan sola mente. O, por poner un ejemplo bien claro, sin ir más lejos.
 
  
EN LOS CÓDIGOS GENÉTICOS DEL CATALANISMO HISTÓRICO ESTÁ YA EL ODIO, REAL MENTE… 
    
Prat de la Riba, el fundador, escribía que tras la generación del catalanismo literario llegó la segunda fase, esta vez política: “Esta segunda fase del proceso de nacionalización catalana, no la hizo el amor, como la primera, sino el odio”.
   
Muchos catalanes denunciaron ya esto desde un principio. Víctor Balaguer, figura central de la ’Renaixença’, renegó del catalanismo político en su discurso a los Juegos Florales del año 1900 y deploró sus “voces de odio y venganza”.
  
El industrial ampurdanés Francisco Jaume, por ejemplo, denunció en 1907 que “se provoca constantemente a los castellanos, y si alguno de aquéllos, cansado del soportar, respondiera enojado alguna frase contra Barcelona o Cataluña, se copia esta frase, y se dice: ¡Ved, catalanes, cómo somos odiados por los castellanos! Insistiendo uno y otro día han conseguido acreditar ante muchos que somos odiados y disimular que son ellos los que tienen odio”. 
 
Hasta Valentí Almirall escribió poco antes de morir: “nada tengo en común con catalanismo al uso, que pretende sintetizar sus deseos y aspiraciones en cantos de odios y fanatismos...

Así (...) que sigan esos separatistas por odio y malquerencia los procedimientos que crean que mejor les llevan a su objetivo, pero no finjan, ni mientan, ni pretendan engañarnos. Jamás he entonado ni entonaré ‘Els segadors’, ni usaré el insulto ni el desprecio para los hijos de ninguna de las regiones de España”. 
     
Una generación más tarde, Ventura Gassol, conseller de Cultura con Macià y Companys, proclamó: “nuestro odio contra la vil España es gigantesco, loco, grande y sublime; hasta odiaremos ese nombre, su grito, la memoria, sus tradiciones o sucia historia”.
  
 
Y explicaba Joan Salvat-Papasseit a los correligionarios que “por lo que a odios respecta, es necesario que os diga esto: no suspiréis por nuestra libertad sin pasar por odiar...

¡Mientras no les odiásemos, (...) no podríamos vencerlos, nunca!  Y será necesario, pues, propulsar el odio contra España o dejar de existir”. 
  
Ha transcurrido casi un siglo, y desde un primer 'Govern Pujol' se habían seguido desarrollando estas mismas estrategias, como no hará falta explicar. Y lo que más sorprende, así, es el cómo luego todavía ni pestañearían al organizar simposios titulados “España contra Cataluña”…
  
(véanse más citas, recopiladas, en Jesús Laínz: ‘España contra Cataluña. Historia de un fraude’, Ed. Encuentro, 2014)

               
¿Mas con qué “don_Tancredismo...” se podría ‘recortar’ tal provocación disparatada?
 
En definitiva, recordando ciertos avisos del ancestral 'Tao-te-Ching' por Lao Tzé, tan bien dichos:

“El gran gobernante pasa inadvertido por el pueblo. A éste le sucede quien es amado y elogiado. Después, el que se teme. Y por fin, el despreciado… Quien se sostiene de puntillas no permanecerá mucho tiempo en pie. Quienes dan largos pasos no muy lejos pueden ir. El que se luce carece de brillo. Los que andan ensalzándose, a sí mismos, no merecerán  honores…

Aquel que se comporta ligeramente pierde la raíz de su poder. Al ofuscarse ya se ha perdido… El sabio es recto pero no tajante, anguloso más nunca hiriente, firme aunque no insolente, claro sin deslumbrar… Quienes prometen a la ligera serán acreedores de muy poco crédito... Al que lo encuentre fácil todo le será difícil. Por eso consideran los prudentes en todo la dificultad y para nada la encuentran…

No hay peligro mayor que desestimar al enemigo. Así se arriesgan los tesoros. Por esto el ejército más afligido, en las guerras, alcanzará la victoria… Las palabras veraces nunca son agradables y aquellas que agradan tampoco tienen veracidad…
El sabio es quien conduce los asuntos, mejor, sin acción; y ni palabras precisa para enseñarnos... En un incesante agitarse, de todas nuestras cosas, contempla su retorno siempre...”