viernes, 28 de julio de 2017

Haikus, aun en verano

    
           Sombra en sus pasos,           
           por cada uno reposa,
           peripatético...
  
    
 
 
                 Hace calor,
                 bailan dos en la playa,
                 frente al mar.
 
                              ____
[ 'Ojos que acarician' © Diego del Pozo ] 



 
                 

viernes, 21 de julio de 2017

Sin poder adquisitivo para Pensiones mas... 'recortando el IRPF a bolsillos...' con rentas

    
"Para votar afirmativamente 'techo de gasto' presentado por el Partido Popular, ha puesto Ciudadanos como última condición que se incorpore para 2018 una rebaja del IRPF por importe de 2.000 millones de euros. Argumentan que 'ahora que la cosa va bien' podremos permitirnos reducir los impuestos. En el presupuesto 'hay espacio, margen'... Eso del margen es un concepto muy relativo, mucho. Para reducir los impuestos siempre hay margen, pero nunca para salvarse Jubilaciones, el seguro de desempleo o dedicar más recursos a la sanidad, a la educación o a la atención de la dependencia.
  
  
El discurso del PP acerca de que la economía va muy bien tiene un punto débil, que la mejora no ha llegado a muchos perjudicados por la Crisis, y el Euro: no solo es que la recuperación económica se haya fundamentado en buena medida en los bajos salarios, sino que una vez que se ha producido el crecimiento no se han subsanado muchos de los recortes perpetrados para corregir nuestro Déficit.
 
Sí se ha reparado la subida del IRPF que el Gobierno se vio obligado a realizar. En dos ocasiones se ha rebajado ya este impuesto, compensando aquel incremento anteriormente realizado. Por el contrario, no se han corregido los recortes en muchísimas partidas de gasto, especialmente las prestaciones y servicios sociales. A los funcionarios se les devolvió la paga extraordinaria que el Gobierno del PP les había quitado, y que correspondía a una sola anualidad; sin embargo, no se ha rectificado el recorte en el salario mensual acometido por el Gobierno Zapatero, que era el verdaderamente importantes ya que se consolidaba para los años sucesivos.
  
Es decir, calculando por lo bajo, las retribuciones de los empleados públicos son de un 5 a un 20% (según niveles) inferiores a lo de 2008. Sobre las pensiones permanece la espada de Damocles de la última reforma, que las condena no solo a no tener ninguna mejora futura, sino ir perdiendo año tras año poder adquisitivo. Si los impuestos se incrementan automáticamente con la inflación, lo lógico sería que para mantener la neutralidad también lo hiciesen las pensiones, las retribuciones de los funcionarios y otra serie de gastos como la sanidad, la educación, etc.
   
Afirmó Ciudadanos que 'hay margen', y sin embargo no se les ocurre proponernos el que suban las prestaciones por jubilación, las coberturas del seguro de desempleo, que mejore la asistencia sanitaria o que se dediquen más recursos a la dependencia. Exigen bajar los impuestos, pero no los indirectos como el IVA, cuya subida de los años pasados no se ha corregido, sino el IRPF, el impuesto más progresivo y cuya rebaja beneficia siempre a las rentas altas en mayor medida. El argumento de que la rebaja va a incidir sobre los trabajadores y sobre las clases bajas suele tener trampa.
  
El de trabajadores es un colectivo demasiado amplio, que engloba tanto a los mileuristas como a los Consejeros de Grandes Empresas, y las rebajas que se aplican a los tramos bajos de la tarifa terminan afectando también a los tramos medios y altos. Por otro lado, hay que preguntar si la reducción del gravamen a los trabajadores en un mercado tan desregulado como el actual, y en un sistema que se basa principalmente en retenciones, no se transmite a los empresarios, mediante una reducción de los salarios. Algo similar ocurre con el 'Complemento salarial' que plantea Ciudadanos también.
   
La bajada de impuestos tiene muy buena prensa. La razón quizá se encuentra en que beneficia en buena medida a quienes crean opinión, a menudo quejándose por 'la enorme carga fiscal que soportan clases medias', a las que creen pertenecer. Pero lo cierto es que la gran mayoría se encuentran en el 10%, ¡cuando no a un 5% de mayor renta! Según los últimos datos del INE, en 2016 los ingresos medios en España han sido de 10.708 € per cápita; ó 26.730 euros anuales por familia.
 
Las rebajas en el IRPF se dirigen principalmente a ese 10% de mayores rentas, en una pequeña proporción a las clases medias y en ninguna medida a las más desfavorecidas, que no pagan impuestos directos. ¿Qué parte de los 2.000 millones de euros se va a destinar a las familias que tienen todos sus miembros en paro? Es curioso el cómo para deducción fiscal no se toma en cuenta la renta de las familias, lo que sí suele ocurrir en ayudas directas. Si se quiere beneficiar a las clases populares en realidad, elévese la cobertura del seguro de desempleo e increméntense las jubilaciones, dotándosenos mejor tanto la sanidad como la educación y demás servicios públicos.
 
   
El líder de Ciudadanos justifica su bajada de impuestos empleando tópicos del que el mejor sitio donde está el dinero es 'en la mano de los contribuyentes', como si fuesen para el Gobierno sus recursos... En las prestaciones sociales y demás subvenciones los recursos no permanecen en el sector público, ya que de manera casi automática retornan también a los ciudadanos, e incluso ocurre lo mismo con el resto de partidas del presupuesto, con la diferencia de que no se devuelven ciertamente en efectivo, pero sí bajo forma de Servicios Públicos.
  
Es verdad, y quizá es lo que molesta a algunos, que se reintegran a los ciudadanos los impuestos con una distribución distinta a la inicial. El argumento anterior se parece mucho al discurso que empleaba Aznar cuando afirmaba que con las privatizaciones se devolvían las grandes empresas públicas a los españoles, o la perorata de Esperanza Aguirre cuando proclamaba que privatizar el Canal de Isabel II era entregárselo a los madrileños. Sin embargo, en ambos casos se trata del expropiarse todos los ciudadanos y beneficiar a unos pocos privilegiados.
    
Existe incoherencia en la postura de Ciudadanos cuando se inclina por esa bajada de impuestos no incrementando gasto público. Porque si en estos años se ha desbocado el déficit público, se debió a comportamiento de los ingresos, no al del gasto; y porque además la presión fiscal en España es una de las más bajas de Europa -bajo Grecia, Polonia, Portugal, Malta, Chipre, las Repúblicas Checa o Eslovena, Hungría, etc.-, mientras que se cuenta con un nivel de tanto prestaciones como servicios públicos muy por debajo del de los otros países.
     
    
El Gobierno del PP parece haber accedido a la petición de Ciudadanos, pero instrumentando rebajas impositivas mediante deducciones, exenciones y bonificaciones. Contrasta la reticencia que el discurso oficial mantiene frente a subida de los gastos públicos y esa permisividad e incluso beneplácito con el cual [no] se reacciona por aprobación de los gastos fiscales que, sin embargo, tienen el mismo efecto sobre déficits públicos. Y ello a pesar de que estos últimos presentan importantes desventajas con respecto a una actuación decidida del Estado a través de las distintas partidas de gasto público.
 
En primer lugar, al no estar explicitados en el presupuesto, los gastos fiscales tienden a consolidarse en mayor medida que las partidas de gastos propiamente dichas. En segundo lugar, al estar difuminados como una reducción de los ingresos, pasan desapercibidos sin sufrir para su concesión los rígidos controles de otros tipos de gastos y, lo que es más importante, en muchos casos se desconoce una cuantificación adecuada de su coste. En tercer lugar, son de muy difícil control e incrementan las vías de fraude. Los requisitos que se imponen a cada una de las exenciones, deducciones o bonificaciones en aras de conseguir el objetivo para el que se han aprobado resultan en muchos casos imposibles de comprobar, sobre todo cuando, como ocurre en la mayoría de los sistemas fiscales modernos, las medidas afectan a un gran número de contribuyentes. La generalizada evasión que posibilitan hace que se incremente y multiplique gratuitamente el coste de las medidas. En fin, los gastos fiscales son regresivos porque la mayoría de las veces reducen impuestos progresivos.
 
Fundamenta Ciudadanos la existencia del margen en las cuentas públicas en el hecho de que los 2.100 millones de euros pactados con el PP y previstos para sostener el regresivo 'Complemento salarial' parece quedarán liberados del Presupuesto español, pues espera que se terminen pagando con Fondos europeos asociados a la Garantía Juvenil [¡un total, por ejemplo, no mayor del sobrecoste imprevisto asumido en 'rescates' de Autopistas privadas!]... Sin embargo, las Ayudas europeas no están para nada claras; porque hasta las mismas autoridades europeas, poco sospechosas de izquierdismo, se oponen a que parte de los salarios se paguen con fondos públicos. El Ministerio de Hacienda prosigue haciendo juego malabares para esconderla verdadera naturaleza de la ayuda y lograr que pase la criba de Bruselas.
     
     
Algunos comentaristas políticos considerando el pacto de Ciudadanos, con los Partidos canarios y el PNV, hablan del coste que va a tener que pagar el Gobierno para conseguir aprobar 'techos de gastos'. En realidad, el Ejecutivo no será su 'paganini', sino la ciudadanía toda; lo cual debe hacer meditar a los Partidos 'de Izquierda (PSOE, UP)' si no tendrían que haber movido ficha ya para que fuese hacia a la izquierda, el giro, y no hacia la derecha.
  
La política de 'D. Tancredo' que van adoptado no conduce a nada, puesto que, con o sin su apoyo, el Gobierno va a aprobar; como ya ocurrió, este año, en 'techo de gastos' más Presupuestos. Es más, aunque no pudiera sacarlo adelante, principal perjudicable tampoco sería el Gobierno, que podría funcionar perfectamente con otro Presupuesto prorrogado; sino de nuevo la ciudadanía con las Comunidades Autónomas, ya que sus Presupuestos y niveles para el Gasto quedarían congelados o sin apenas posibilidades de aumento.
 
Los españoles pueden preguntarse para qué sirven los Partidos 'de Izquierda' si cuando gobiernan aplican la política de las derechas mas cuando están con un gobierno minoritario y en la oposición o débil son incapaces de arrancarles concesiones (ni siquiera lo intentan).
 
Enredados en absurdas disputas acerca del quién tiene liderazgo sobre 'la Izquierda', y desde un extraño complejo por 'pureza de sangre' que les impide todo dialogar o/y pactos con la derecha, deciden tal 'no contaminarse'... Su muy evidente peligro es que así terminen por resultarnos prescindibles, y pudiéndoseles aplicar lo que Péguy afirmó del kantismo, que se habría conservado sin mancharse sus manos puras tan sólo porque ya no las tenía..."
 
  

lunes, 17 de julio de 2017

Bendita, tú alegría

    
Te confunden con otras, alegría:
ingenuidad, simpleza,
candidez,
inocencia.
Te subestiman con diminutivos:
sucedáneo de la felicidad,
eterna hermana pobre de la euforia.
  
Parecen no acordarse de la helada rutina,
cuando las insistencias se vacían de sangre
y el espanto aprisiona como un despeñadero.
 
No recojas el guante, te lo ruego,
olvida el desafío que lanza la ignorancia.
No nos dejes perdidos en medio de qué océano
sin tu luz, alegría, la de las manos anchas
que convertirían el alma en lugar habitable.
 
Desatiende el rumor de las trincheras,
la retórica vana de los oportunistas.
Tú eres el destilado de libertad más único,
el orgasmo espontáneo del espíritu.
  
Bienhallable alegría,
la pura de sabor,
la complaciente.
Tú que vives y reinas en el tuétano limpio,
ahora o en los albores de toda hora,
quédate con nosotros.
  

[Esta sólo es una versión 'traducida', y con leves intertextualidades, del original ofrecido por la leonesa -de Jerez- Raquel Lanseros en Croniria: obra distinguida mediante un XIII premio internacional Antonio Machado en Baeza para el que señalaba su jurado «la frescura y audacia de unos poemas, si de mano joven, no por ello faltos de solidez y penetración, además de hacer partícipe al lector de un mundo propio y propio de su época, con hallazgos verbales que van más allá del mero juego literario»]
     
Mas lo difícil es -reinventar, cada día- cómo.
    
Canto XXXV, que cierra "Noche más allá de la noche", Antonio Colinas 
 

viernes, 7 de julio de 2017

Gregarias porciones de carne bien pulcras, correctas e identitarias mentes, narcisistas

  
¿Una imagen vale por más palabras? ¡Pues aquí ahora nos irían cundiendo ejemplos dados por las payasadas entre ganadores o/y demás oponentes en cucaña pluripartidista de los Poderes a la que consiguen se tome como ‘actualidad’ única estupefaciente, monopolizando información!
 
"Es bien sabido, pero conviene recordárselo a los jóvenes, que De Gaulle nombró a Malraux ministro de Cultura el año 1958. En aquel momento, lo de poner a un ministro al frente de algo llamado ‘cultura’ era una excentricidad. De hecho (y aunque los jóvenes no lo crean) por entonces la Cultura no era un asunto del Estado.
 
 
 
La rareza se duplicaba al considerar la persona elegida para el cargo. Malraux era un novelista de éxito, muy celebrado por una vida aventurera que le había llevado de la antigua Indochina, a la Guerra Civil española, la 'Resistencia' y las repúblicas soviéticas.
 
No entendía nadie para qué se necesitaba el nuevo ministerio, ni mucho menos que lo dirigiera un tipo tan singular. Desde el primer momento los altos funcionarios de la Administración francesa se dedicaron al boicotearlo: no podían tragarse a un autodidacta que no sabría redactar informes debidamente refitoleros.
 
También la izquierda cargó contra él porque, decían, una cultura de Estado es una cultura 'dirigida' y por tanto fascistoide. Sólo admitían el fascismo de Moscú. Pero es que Malraux tenía una idea elevada de la cultura, la cual no era ni una diversión para las masas, ni un sermón ideológico.
  
La cultura era, dijo, ‘el conjunto de misteriosas respuestas que puede darse un hombre cuando contempla en el espejo lo que será su rostro tras de la muerte’... Algo difícil de entender por funcionarios y comunistas.
       
La generación de Malraux, como la mía, aún no había pintado a la muerte de purpurina. Los años transcurridos desde entonces han eliminado cualquier tentación de darle un significado a la nada, de ‘arrancarle algo a la muerte’. Y la cultura de Estado es hoy el Día del Orgullo Gay, la Liga, o la Diada Nacional: diversiones para gente persuadida de ser inmortal."
  
   
La palabra SOBERBIA proviene del latín ‘Superbĭa’, y es un sentimiento de valoración a uno mismo por encima de los demás, sobrevaloraciones del yo con respecto de otros; esto es, algún sentimiento de superioridades que tenderían a exteriorizársenos presumiéndose por condiciones o ideas propias y menospreciando las ajenas: una falta -o ‘pecado’- capital al ostentar ‘supremacismos’ carentes de cualquier humilde prudencia.
 
Esa cualidad se diferenciaría del Orgullo en el ser -éste último- disimulable, y aun apreciado, cuando surja desde virtudes o causas nobles; mientras que la soberbia manifiesta deseo de ser preferido por otros basándose en mera satisfacción de propia vanidad, del yo, que se siente como ‘ego’. Puede verse cuánto el ORGULLO suele derivar hacia Soberbia, la cual es cualquier actitud consistente ya en petulancia de las personas que intentan envanecerse a sí mismas.
 
Pero ya nos avisó Lao-tsé al respecto: “Quien se sostiene de puntillas no permanece mucho tiempo en pie. Quien da largos pasos no puede ir muy lejos. Quien busca exhibirse carece de luz. Quien se alaba no brilla. Quien se pretenda ensalzar no merece honores. Quien se  glorifica no llega”…
 

jueves, 6 de julio de 2017

Sobre "un disparate, llamado eucaliptos ..." (O sea, nada sale gratis)... De causas y sus efectos

    
Vemos su figura inconfundible, triste, desgarbada, al contraluz de las llamas.
 
No suelen nombrarle.
 
Pasa de puntillas por las noticias, como un fantasma con 100 metros de alto.
 
El eucalipto, encuentra siempre alguna excusa: un rayo, un pirómano, el calor, la sequía, el viento, la falta de prevención y de medios.
 
Familias de luto, viviendas quemadas, montes arrasados, paisajes perdidos, suelo erosionado.
 
Una fatalidad.
 
Silencio.
 
Y que siga el disparate.
  
 
  
¿Cuándo empezó todo?
 
En 1923.
 
¿Cómo?
 
Una compañía con sede en Portugal elabora pasta de papel a partir de la madera del 'Eucaliptus globulus' por vez primera en el mundo. Lo que hasta entonces había sido una curiosidad botánica introducida desde las antípodas en los jardines europeos, se convierte de pronto en un recurso económico.
   
El eucalipto, que era un árbol hermosísimo cuando podía extender todas sus ramas indicando con su altura de lejos dónde estaba la casa en la que se daba, empieza, con su plantación por los montes a modo de cerillas en una caja, a esconder las viviendas, la gente, los caminos, las pistas, las aldeas, la fauna y la flora, sepultando a su paso todos los verdes originales del paisaje, y todo el colorido del otoño. Un sempiterno nubarrón grisáceo cubrió los montes.
  
Tienen las hojas del eucalipto forma de guadaña.
  
Si se miran al trasluz, se aprecian los puntitos traslúcidos que contienen las esencias que alimentan el fuego por su alta inflamabilidad.
 
Hojas coriáceas que saltan como chispas sembrando el incendio.
  
Las ramas, arden como la yesca.
 
Y de la corteza de los troncos, se desprenden unas lascas que vuelan con el humo y que propagan también el incendio.
 
Por eso dicen que el eucalipto no arde: explota.
 
Puede que sea el árbol que mejor arda de la Tierra.
 
Y con este árbol, alto como un edificio, la estamos recubriendo.
 
Veo eucaliptos y veo incultura, analfabetismo vegetal, profundo desamor al propio paisaje.
 
Codicia.
 
Incendios.
 
Desgracia.
 
Pobreza vital.
 
Insensatez.
 
Un disparate que nadie apaga.