miércoles, 28 de junio de 2017

'Sin ir más lejos'… o/y… ‘Ni iras, vidas (Vamos, vemos)', por ejemplo desde So...ria: so…siegan

 
Sí, hoy acá, sobre todo precisaríamos recordar [LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO]; pues... cuando ya nada se espera personalmente exaltante, / mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia, / fieramente existiendo, ciegamente afirmado, / como un pulso que golpea en las tinieblas, cuando se miran de frente  / los vertiginosos ojos claros de la muerte, / se dicen las verdades: las bárbaras, terribles, amorosas crueldades... Y hay con qué hacerlo bien:
      
 "En un lugar escueto, en la mitad
  del páramo, no tiene abrigo
  alguno, el aire viene pingado,
  se va a poner el día tieso. Qué inmediatez
  del cielo, ningún ruido. Está
  muy nublo. Atiendo. Las palabras
  de los padres. A su través, dignidad
  y el aplomo, tener este sustento
  con sus manos pacientes, como
  si el paso de la luz fuese de piedra.
  
  
  
  
Que todo es regalado, acuérdate.
Que en mucho has de tener, más allá
de ti, cualquier amor: cualquier indicio
de amistad, de misterio compartido.
Vivimos de milagro y eso es suficiente.
Es cierta la belleza aunque lacere,
sobrecoja, remanse y niegue al tiempo.
Que es de admirar por junto, de parte
a parte, lo pasado y lo por venir; 
de plenitud en plenitud. Si bien
una sola constancia bastaría. Una sola.
Que de tanto contento no se te acaben
estos días si deja de alumbrar el sol,
que dejará. Actúa como si no lo supieses
y, ante lo inevitable, como fuere razón.
 
          (...)
     
   No vas a detener
   el mundo con tus versos
   que en tanto tienes,
   ni habrá bastante precipicio
   al que asomarte, a vista
   de las aguas, en soledad
   profunda. Antes, por el contrario,
   más tarde o más temprano,
   te ha de sobrar
   la tierra. Intenta,
   al menos, desbrozarla
   lo justo, sin herirla
   en exceso.
   
   
      Obedecer
      a la tierra, asumir
      los ciclos pase
      lo que pase, que el tiempo
      dirá. A larga seca,
      larga mojada, hacer
      lo que se pueda, tan a gusto,
      y mañana será otro día.
      Tirar, si no,
      de la añoranza, que congrega,
      para sentirse como
      en casa, al abrigaño.
      Y en la necesidad,
      la virtud, el arraigo.
      Y en la consumación,
      la entereza.
   
    
               
Mi ser es de silencio; en la quietud
del campo, solo donde siempre,
debajo de las peñas mantengo
la contemplación largo rato.
Sin más allá: vivir sintiendo
que la vida te pertenece
por completo, pararte a comprender
esa simpleza mientras te escucha,
largo rato, el silencio. Para volver
a congraciarse con el mundo.
 
  
   Si no dijera más, cuánto mejor,
   sin duda ganaría. Sentirse satisfecho
   y errar es todo uno. En los días
   más rasos, hacia Aragón, se recorta
   el Moncayo. Su nitidez abruma.
   Es un aviso. El que descorre el velo
   debe saber que las palabras pesan,
   que son memoria, y mucha. Que en lo lúcido
   el tiempo obliga; y que no hay soledad
   ni perspectiva como la que da, en las cimas,
   la nieve. Es una tarde de otoñada
   con derrumbes de invierno: simple mente,
   me abstraigo. Y basta. Qué serenidad al cierzo
   del Urbión. Son las lágrimas de las cosas,
   según Virgilio, lo mortal. Ni gloria
   ni poder ni dineros -aquello por lo que trajino.
    
         
    
         La extrañeza,
         el encanto y la gracia.
         Y la pérdida.
         No hay
         más. O sí,
         lo que trasciende.
         Y la ilusión, al menos,
         de ser libres.
         Mientras dura
         el poema."
  
       ( Fermín Herrero: 'Sin ir más lejos' ) 
 
   



  Tres ofte mi bezonas rememori / kion scias besto jam de la infan-aĝo, / ĉar kiel do sen rumoro de verbo kaj de contó / suprenirus montpinten ŝafinoj kaj ŝafidoj?
              
  Lontana sonĝita akvo, vera kiel rivero, / kiu jame nin banis, movu min.
               
  Mi aŭdas vin sub roko, / iu en la morgaŭaj mapoj / nomiĝas fonto. Venas vi, / kiam nokte mi vin prisonĝas tia, / kia vin pripensas la gazeloj / kaj la floroj de l' dezerto.
         
  Ek!, ek!, ho, akvo prisonĝata, / skribu en mi la leĝon, / kin ekirigas / soifantan beston.
        
   
           
 
  { VALIDEZ DEL SUEÑO
      

    Dudamos.

    A menudo preciso recordar

    lo que sabe desde niño un animal;
    pues, ¿cómo sin rumor de hierba y manantial
    subirían a las cumbres ovejas y corderos?
       
    Lejana agua soñada, verdadera como un río
    que ya nos ha bañado, muéveme.
     
    Te oigo por debajo de una roca
    que en los mapas del mañana
    se llama manantial. Vienes,
    cuando en la noche así te sueño:
    como te piensan las gacelas
    y las flores del desierto.
       
    Vamos, vamos, soñada agua,
    escribe en mí la ley
    que pone en marcha
    a una sedienta res. }
  
        LUKO
     
  Neniu diras ek!
    

  Sed certe ĉiu ŝtupo de orfeco / sian alvokon tenas netuŝita: / supren, supren!
       
   Ankaŭ kie estis gepatroj, ne estas ĝiaj okuloj, / sed pli supre, pli supre, pli supre.
    
   Tie, kie ĉiu indig-bato / pensas pri sia nord' kaj sia febro.
     

  Kie lumpunkto estas preskaŭ lumo / kaj ne memoro.
           
  Neniu diras ek!, tamen ne gravas, / ĉar kiu flor-frukto volus retroiri?
  
  Nur ĉielpec' kiun neniam mi atingas, / kiun neniu ankoraŭ povis / dungi kiel serviston, / magnetas la radikon.
             
  Ĉu la ĝojon, kiu de ĝi devenas, / kaŭzas ĝiba ĉiama sido antaŭ mi?
      
     
        { TRAGALUZ
   
    Nadie dice vamos.    
    
    Pero cada peldaño de orfandad
    mantiene a salvo su reclamo:
    ¡subir, subir!
   
    Donde hubo padres tampoco están sus ojos,
    sino más arriba, más arriba, más arriba.
   
    Donde cada golpe de añil
    piensa en su norte y en su fiebre.
   
    Donde un punto de luz ya es casi luz
    y no recuerdo.
   
    Nadie dice vamos y no importa;
    ¿qué fruto en flor querría volver atrás?
  
    Un trozo de cielo que nunca alcanzo,
    al que aún nadie aún ha podido
    contratarlo por criado,
    es el que imanta a la raíz.
   
    ¿La alegría que de él proviene
    se debe a que siempre está ante mí? }
     
         
  
    
     
   SPRING DENOVE
          
     […]
   Tion scias la haŭto de l' animo kaj tio de ŝuo. / Tion oni scias en la Madrid ĉirkaŭaĵ, en Barcelono / kaj ĉi tie, tion scias ĉiu terkulturisto.

   
   Ni iras, vidas, ke obstinaj herboj / kaj ege etaj nervoj / ĉe roko-kor' malfermas sian vojon.

 

   Hor-post-hore, sensignifa trigo / kuraĝas ĉiumarte / rigardi desube supren, / trairas la granito aŭ l' asfalton, / evitas la mitrajlon, la pezon de traktoro / kaj tiun de la teruraj rigardoj...

     
   Simple ĝi montriĝas / kaj enaere lasas sian denuncon kaj sigan kunvokon.
      
   Ni iras, vidas, ke tio ja okazas ĉiuhore.

  
     […] "
         
   
          { PRIMAVERA NUEVAMENTE
    
       […]
    Lo saben la piel del alma y la de un zapato.
    Lo saben en las afueras de Madrid y en Barcelona
    y aquí, cada labrador lo sabe.
 
    Vamos, vemos que obstinadas hierbas
    y nervios diminutos,
    entre un corazón de roca, abren su senda.
  
    Hora a hora, un insignificante tallo
    se atreve cada marzo
    a mirar de abajo arriba;
    atraviesa el granito o el asfalto,
    sortea la metralla, el peso del tractor
    y el de las terrible miradas...
  
    Simplemente asoma,
    y en el aire deja su denuncia y su convocatoria.
  
    Vamos, vemos que sucede a cada hora.
 
       […]   }
 
     ( María Ángeles Maeso: 'Vamos, vemos...' ) 
    
    
La 1ª edición castellana del "Ni iras, vidas" se publicaba por un aniversario del celebrado '27/5/2000' [que vemos, aun hoy, cómo emprendíamos: para nada en vano]... Al más reciente poemario escrito por Fermín lo reconoció el 'Premio 2016 de la Crítica'; y parece muy saludable acierto, tan bien. Serían ambos dos consuelos que agradecer tras del, más triste, 27 de Mayo último... 
  
Koran dankon, tutkore!
  
   
 

3 comentarios:

  1. Ese libro de Fermín citado, SIN IR MÁS LEJOS, es muy recomendable... Invitemos al que se lean más poemas; por ejemplo:

    Tengo los ojos turbios, como /
    si no hubiese más, no hubiese /
    adentro. Hay días que se tuercen /
    y estoy de lastima, en querer /
    que me quieran se pasan, impacientes, /
    las horas. Bajo un cielo vacío /
    la mañana se sabe en el morir, /
    contra su voluntad, sin avenirse. /
    El miedo es libre, cuando no saca nada /
    en limpio, esconde su semilla /
    en el humus del verbo. Menos /
    mal que la tierra es dura, no se compadece.

    Salud,
    Ramiro

    ResponderEliminar
  2. Sí, ¡bravo por lo nuevo de Fermín!

    Y ahí va -lo que podría ser- su cumbre:

    A medida que avanza se regala /
    la escarcha en la ladera donde da /
    el sol. En cambio, las umbrías retienen /
    aun aquel espanto de luna llena, /
    helada. Entre ulagares, salvia, /
    correhuelas, preludian el invierno /
    los ahuyentapastores, frescos y hasta /
    lustrosos. La montaña no tiene /
    espejo ni palabra, es. Está sola /
    siempre. No tiene dudas. No busca /
    nada, es. Hacia la cumbre, donde la nieve /
    duerme, las piedras se aborregan, /
    aprieta el frío. Lo que nadie /
    hallará, cómo crees que te está /
    esperando a ti. El agua baja de la peña, /
    es agua clara. Entonces notas, con salud /
    y lugar, un desasimiento en común, /
    un tránsito de altura, estremeciéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En definitiva, gran elección, ésta de sorianos poemas.... Para ponerles broche concluyente, podría citarse media docena de versos más, que también dejan tiritando con su castellana limpidez:

      Cuenta que por debajo del surco
      todo grano anda
      buscando el sol
      y que tarde o temprano
      todo pan dará la cara.
      Así nosotros, créelo.

      Pertenecen al poemario distinguido, según votaciones por la Asociación de los editores de Poesía españoles, con Premio del Mejor libro publicado en 2012: "¿Quién crees que eres yo?"

      Y la firma de Poeta (que, bajo título último ya del 'Los márgenes no son cualquier cirate', suscribió tal texto) los atribuía sólo, literalmente, "a mis padres"...

      .

      Eliminar