sábado, 31 de julio de 2010

Atreverse a decir que NO... sí que nos es posible

.
Acaba de recordarlo Gregorio Morán a propósito del escandaloso alboroto derivado tras ese "I'd prefer not to..." del 'cráneo privilegiado' -reconocido, pese a todo, sobre toda otra máxima mente matemática coetánea- que Grigori Perelman ye: con frecuencia no podemos hacer o tener lo que desearíamos (incluso hay quien, como los geniales Louis Aragon y G. Brassens, por cuanto "il n'y a pas d'amour hereux..." voceaban su desencanto) pero -práctica mente...- siempre podremos en cambio negarnos a todo aquello que preferimos no aceptar, para nosotros mismos, al menos; y cuéstenos lo que nos costara, cuando así rehusemos, por supuesto.
[Cuando Tejero, pistola en mano, mandó que se tiraran por el suelo a sus pies los (y las) Congresistas aquel 23-F... Suárez, Gutiérrez Mellado y Carrillo evitaron humillarse mientras el resto... terminaban obedeciendo]
.
Para nada se trataría del solo adoptar 'pose' alguna, cuanto ciertos 'profesionales del no' a la moda 'más vendidos', tan poco lógica como las de cualquier otra condescendencia principesca con sus 'sí... sí'... No es eso, no; mas bien puede llegar incluso a ocurrir que -según explicó el emérito artista Jorge Oteiza para rechazar cierto premio de los muchos que oficiosos corrían a sumarse en el cortejo perseguidor tras quien triunfó- "...no estamos dispuestos a tirar ahora por la borda toda una impecable carrera de perdedores, a fuer de insobornados, buscando ningún éxito de mierda"...

Intentaremos huir como de la peste a tantos riesgos del terminar resultando gratuitamente antipáticos o atrabiliarios para nadie; pero no pasando por todo lo que haga falta -tolerar- en el empeño, ni sin límites... Y, sobre todo, lo más importante no será el imponerle a los demás ninguna carga; sino, solo, saber escoger lo nuestro: "yo vivo en paz con los hombres... aun cuando sea en guerras conmigo mismo" nuestro "bueno y mártir", Unamuno y Jugo, tan bien dijo.

En última instancia, cada quien tiene que decidir por sí mismo a qué se suma; y frente a qué se inhibe, si carece de fuerzas para llegar a ponerse más en contra, o aun mejor. Con palabras, de Raimon, ya veteranas -¡Diguem No!- puede darse razón muy acordada:

Sí, Otro mundo es Posible, ya... y "d'un temps que serà el nostre, / d'un país que mai no hem fet, / cante les esperances / i plore la poca fe. / No creguem en les pistoles: / per a la vida s'ha fet l'home / i no per a la mort s'ha fet. / No creguem en la misèria, / la misèria necessària, diuen, / de tanta gent. / D'un temps que ja és un poc nostre, / d'un país que ja anem fent, / cante les esperances / i plore la poca fe. / Lluny som de records inútils / i de velles passions, / no anirem al darrera / d'antics tambors. / Jo dic no, diguem No:/ nosaltres no som d'eixe mon!!"
.
Con nadie podremos estar (ni aun con nosotros mismos) de acuerdo en todas las posturas. O sea, cantamos al son de Amancio Prada junto al maestro García Calvo que filosofa: ¡¡¡Libre te quiero, / como arroyo que brinca /de peña en peña. / Pero no mía. / Y grande te quiero, / como montes preñados / de primavera. / Pero no mía. / Buena te quiero, / como pan que no sabe / su masa buena. / Pero no mía. / Alta te quiero, / como chopo que en el cielo / se despereza. / Pero no mía. / Blanca te quiero, / como flor de azahares / sobre la tierra. / Pero no mía. / Libre te quiero. / Pero no mía, / ni de Dios ni de nadie, / ni tuya siquiera...!!!

viernes, 23 de julio de 2010

Óiganse las cosas claras: de c(l)ara(y)dura(s)...

(Botín, González, Blesa y Fainé acudiendo con Solbes al palacio de
Moncloa para ver a ZP en la presidencia del Gobierno, el 6/10/08)
.
El dato de partida citado no es baladí, en absoluto; y esa consideración que sigue resultará crucial, aun cuando para todas las actuales mayorías correctas mentes, fidelizadas en los nichos inconmovibles de sus respectivas parroquias, menos o más laicas...- tanto espante todavía lo tan bien recién dicho por J. F. Martín Seco:
.
“Lo peor de los rituales parlamentarios es que todo el mundo sabe de antemano qué van a decir los protagonistas. Cada uno llega dispuesto a interpretar su papel y, con más o menos gracia, nos recita el guión al que nos tiene acostumbrados. De ahí que cuando el interviniente se nos arriesga a decir algo de su propio cosechar –morcilla, en el argot teatral- sea lo mejor de la función. Entonces es incluso posible que, burlando la censura, salga al exterior el inconsciente y se hagan afirmaciones que reflejarán eso que realmente se piensa pero que de ninguna manera se querría haber dicho.
.
En el último Debate sobre el Estado de la Nación –¡que, por cierto, se debería haber llamado Debate sobre el Estado de Cataluña y del País Vasco: a juzgar por la atención dedicada a ambas Comunidades Autónomas parece que todo se inicia y se termina en ellas!- Rodríguez Zapatero también tuvo su propio acto fallido [...] en el calor de las controversias y ante la acusación de que había tardado en reaccionar, alardeó de que él se había atrevido a ‘realizar una Reforma Laboral, que otros en clara alusión al PP- no habían hecho’. Los votantes de izquierdas deberían tomar buena nota de la afirmación porque quizás fue ésa una de las pocas verdades que el presidente del Gobierno profirió en el debate. Los partidos socialistas en el poder se atreven a aplicar medidas antisociales que la derecha no osaría llevar a cabo. En España, las reformas laborales las ha acometido el PSOE. Varias, en tiempos de Felipe González. El PP intentó la suya, pero hubo de dar marcha atrás ante la presión sindical, y del propio partido socialista. Schröeder y los Verdes acometieron en Alemania el ‘Plan 2000’, un ambicioso proyecto de recortes sociales que allanó el camino a la señora Merkel.
.
El acto fallido de Zapatero tiene muchísimo de verdadero. Es muy posible que Rajoy no se hubiese atrevido al congelar las pensiones, a reducir un 5% los salarios para los funcionarios y abaratar el despido, ¡nada menos!... Quizá sí hubiera hecho otras cosas, pero no éstas... Y es que la derecha sabe que cuando acomete medidas anti-sociales se enfrenta con una enorme oposición, oposición que se debilitará si es un Partido de la teórica izquierda el que las emprende. Las derechas no pueden criticarlas demasiado y entre la izquierda siempre hay voces que intentan justificar las medidas y desactivar sus críticas con el latiguillo de que si vienen los otros es 'peor'...
.
Habría que empezar a pensar si para hacerse una política económica de derechas, que es la que hacen los unos y los otros, no sería 'mejor' la Derecha: al menos, estarían las cosas claras, no habría confusión, ni malos entendidos; cada uno en su sitio y desaparecerían las coartadas o los pretextos para no movilizarse. ¿Qué no hubiesen dicho muchos miembros del Partido Socialista [u otros más... de sus Progresismos o la Izquierda] si hubiese sido el PP quien hubiera instrumentado esas Medidas?
.
Más aun; no será preciso extendernos (conjeturando cábalas...) con respecto a situaciones hipotéticas ni aventurar ninguna intencionalidad sólo desvelada por esos 'lapsus' en confesiones de parte indeseadas cuando está ya clara la viva realidad, blanco sobre negro, tan bien oficialmente dicha y desde autorizadísimas tribunas luego además redicha...
.
Según oportunamente acaba de resaltar el conspicuo experto -y colaborador del sindicalismo mayoritario español- D. Juan Torres: “El Banco de Pagos Internacionales acaba de hacer público que la banca española es la más rentable del mundo. El beneficio antes de impuestos de las principales entidades financieras españolas representó el 0,93% en relación a sus activos totales, más del doble del beneficio que obtuvieron el año pasado los grandes bancos de Estados Unidos (0,41%), cinco veces más que los franceses (0,18%) y a distancias siderales respecto del que representaron los beneficios en la banca alemana frente a sus activos totales (0,03%) o el de la banca británica (0,05%).
.
Esos mismos bancos españoles tan rentables son los que se muestran incapaces de financiar a la economía, los que tienen a palo seco a las 'Pequeñas y Medianas Empresas' y a los consumidores y, en suma, los que paralizan las actividades económicas por falta de crédito. Los bancos y los medios de comunicación que les hacen el trabajo sucio, echan las campanas al vuelo diciendo que esta alta rentabilidad es la inequívoca señal de la buena salud de nuestra banca. Pero yo creo que lo que eso indica es otra cosa: que la rentabilidad responde y satisface el afán de lucro privado pero no las necesidades sociales.
.
Aquella mayor rentabilidad de la Banca española procede de los tipos más elevados, de las comisiones más altas y del mayor volumen de endeudamiento que ha logrado generar fomentando un modelo productivo basado en especulación y bajos salarios. Todo lo contrario de lo que sería una práctica bancaria al servicio de la inversión productiva económica o socialmente eficiente, justa y sostenible…” ¡Mas no se olvide añadir que cuenta con los inigualables trabajos sucios, también, del gobierno realde España, hoy- al que sentó en horas y a la vista de todos… hasta que le aprobó cuantas Súper "Ayudas" para sus 'rescates' (inaplazables, ‘dictadas por el mercado’) nos dijeron!
.

miércoles, 21 de julio de 2010

Del voluntarismo: enfermedad joven... y senil...

(en Berlín ahora, junto a nuestro viejo conocido Checkpoint Charlie...)
.
Para una mayoría de seres humanos la propia experiencia vital resulta tener algo excesivo de infeliz absurdo; por cuanto el mero hecho de lograr ver con suficiente claridad cómo es lo real, más –física y material mente…- objetivable, parecerá empresa utópica: sumisos en su inopia cultural o/y a psicopatías de subjetividad, impotentes ante las desaforadas religaciones, caen presos de [sin]sentidos inútiles. Ninguno estamos del todo libres al respecto para siempre.

Ello explicaría, entre otras cosas, las aberrantes lecturas que sobre casi cualquier asunto suelen ser regla por quienes precisan interpretar todas las caóticas e incontrolables contradicciones para sus circunstanciales ombligueros personal o colectivo en clave de algunas 'lentejas (¡velis, nolis!)... únicas' con jerárquica simplificación hasta invariantes maniqueísmos. Así ocurre, por ejemplo, también respecto de la teoría y práxis políticas...

.
Hace un siglo -más o menos- que ya caracterizó Vladimir Ilích Uliánov, o 'Lenin', al 'Izquierdismo, como enfermedad infantil del comunismo'. Pero lo que ahora nos interesa destacar se define aun con carácter más general y, sobre todo, referido a nuestras últimas realidades nacionales de mayor actualidad: el reputado maestro de tareas -republicana mente...- historiadoras Gabriel Tortellá Casares se acaba de centrar en cierta breve disertación refutando, aquí hoy, 'El voluntarismo político':
.
"Oí decir hace unos días a un médico muy competente, como si se tratara de algo atrevidísimo, que él seguía explicando a sus estudiantes que el sexo de cada persona venía determinado por los cromosomas de sus células. Esto es algo que yo había estudiado en los años lejanos de mi bachillerato, e ingenuamente le pregunté si es que nuevas investigaciones habían invalidado esta venerable teoría. «¡Qué va!», me dijo. «Es que el dogma imperante ahora dice que el sexo es de elección voluntaria; lo de los cromosomas X e Y, aunque sea verdad, está muy mal visto». Vaya, me dije, la corrección política llega hasta la biología. Pero luego me acordé de Trofim Lysenko y me di cuenta de que la biología había estado sometida a la corrección política hace ya mucho tiempo.
.
El voluntarismo consiste en hacerse una imagen del mundo, o de una parte, tal como quisiéramos que fuera, investir esa imagen de un aura ética, y decidir en consecuencia que el mundo, o esa parte de la realidad, es como la imagen dicta y que, si hubiera discrepancia, la realidad debe adaptarse a la imagen y no al revés.
.
El voluntarismo tiene mucho de mesianismo, y es muy característico de una cierta izquierda, aunque, desde luego, no exclusivamente. Se encuentran casos a ambos lados del espectro político. El de Lysenko es paradigmático: biólogo y agrónomo soviético, atrajo la atención de Stalin cuando en los años de hambruna de los 30 afirmó que podía lograr enormes rendimientos de los cereales por medio de simples manipulaciones. Sus experimentos eran muy poco convincentes, pero Stalin quería creer que lograría el milagro agrario en la famélica Unión Soviética, tanto más cuanto que Lysenko afirmaba que su biología proletaria era superior a la ciencia burguesa.
.
Lysenko se convirtió en el amo de la botánica y la agronomía en Rusia, y por contradecirle fueron exiliados y murieron los mejores biólogos rusos, como Nikolai Vavílov, por ejemplo. La estrella de Lysenko empezó a declinar con la muerte de Stalin en 1953, pero fue un ocaso lento. Sería interesante estudiar en qué medida contribuyó el voluntarismo de Stalin y Lysenko al estrepitoso fracaso de la agricultura soviética.
.
Otro caso de voluntarismo político nos lo ofrece el primer franquismo, que durante 20 largos años se obstinó en imponer la doctrina autárquica a la economía de un país pobre y atrasado. Caso parecido en el otro extremo del espectro ideológico es el que nos ofrece Mao TseTung, empeñado en revolucionar la revolución con saltos hacia adelante y revoluciones culturales, que costaron millones de vidas sin lograr progreso económico o social alguno en China.
.
Con menos drama, pero más cercanía, una facción de la izquierda española (y occidental) adolece de ese voluntarismo. Yo recuerdo un caso gracioso en Estados Unidos cuando el feminismo se obstinaba en afirmar la igualdad absoluta de los sexos. Ese empeño hizo fracasar la enmienda de la igualdad (Equal Rights Amendment), por la que las mujeres se negaron a votar al darse cuenta de que conllevaría baños compartidos en restaurantes y lugares públicos. Las teóricas beneficiarias de la igualdad se rebelaron contra ella. Esta negativa a aceptar los hechos a veces tiene consecuencias chuscas, otras no tanto. La tan traída y llevada Alianza de Civilizaciones, por ejemplo, es un caso de voluntarismo fútil, probablemente inofensivo, aunque indudablemente caro. El pensar que unas prédicas y gestos insípidos y carentes de contenido van a resolver el pavoroso problema del choque de civilizaciones, recuerda al intento de Josué de parar el sol.
.
Llevamos unos seis años de Alianza de Civilizaciones y los indicios de que las luchas interétnicas se moderan brillan por su ausencia. Estos voluntarismos absurdos a veces perduran, como ocurrió con el lysenkismo, pero éste, afortunadamente, no parece que vaya a durar más allá de 2012. La Alianza... ésa, en todo caso, parece relativamente inocua. Mucho más peligroso es el voluntarismo económico. La economía y el mercado tienen sus reglas: es decir, las sociedades humanas resuelven de cierto modo sus problemas económicos y, como las realidades económicas resultan del comportamiento de millones, o más bien billones, de personas, el pretender remar contra corriente e imponer la propia voluntad a la economía, en especial desconociendo sus principios más elementales, puede tener consecuencias muy graves, como está a la vista de todos.
.
Pero para un Gobierno acostumbrado a imponer la Igualdad de los sexos por Decreto (con su correspondiente Ministerio), a llamar oficialmente a la guerra paz, a cambiar la Constitución sin observar el procedimiento establecido, a admitir que ha mentido cuando negó negociar con terroristas, a ignorar la realidad, en una palabra, con tan escaso coste político, el admitir la existencia de las crisis debía parecer una debilidad humillante, una degradación intolerable. En vista de ello se habló de la fortaleza de la economía española y se siguió como si tal cosa, confiando en la proporción relativamente baja de la deuda pública y olvidando la enorme magnitud de la privada, que al fin y al cabo compromete igualmente al país.
.
En lugar de tomar medidas contra un desempleo creciente y amenazante se habló de política social y de no abandonar a los desfavorecidos, como si el seguro de desempleo fuera una dádiva que se debiera a la magnanimidad del Gobierno. En virtud de una interpretación banal del redivivo keynesianismo, se emprendió un plan de gasto público, el malhadado "Plan E", cuyo principal objetivo no era otro que llenar España de carteles de apenas velada propaganda gubernamental. No se hizo ningún estudio acerca del impacto del plan sobre el empleo, y si se hizo, el chasco fue considerable, porque el empleo siguió cayendo.
.
Es evidente que no se realizó un análisis serio de los posibles destinos alternativos de los fondos destinados al plan. Y en virtud de la política negacionista se confeccionó un Presupuesto para 2010 que nació muerto, porque las estimaciones de crecimiento en que se basaba eran pura fantasía voluntarista, pero que permitía seguir gastando alegremente y sobornar a las Comunidades Autónomas. Por último, para llevar a cabo sin trabas esta serie de absurdos, el Gobierno se deshizo de un ministro de Economía que, sin ser hombre de gran firmeza, sí estaba claramente alarmado por la deriva de la política económica que pretendían imponerle. En su lugar se puso a una persona sin ninguna experiencia en la materia y dispuesta a actuar al dictado del voluntarista supremo.
.
Pero los voluntaristas, a la larga, se estrellan contra el muro de la realidad. La contumaz persistencia en el error sembró la duda en los mercados internacionales, y los problemas de otros países de la zona euro repercutieron en España. La desconfianza es contagiosa, y más en finanzas. Entonces se encontró un chivo expiatorio: los especuladores. Por un momento pareció que echándoles la culpa a ellos podríamos seguir ignorando la realidad. Pero por fin el sueño del optimista antropológico fue rudamente interrumpido por los que él llamaba colegas y amigos, Sarkozy, Merkel y Obama, que le hicieron poner los pies en la tierra y reconocer lo desesperado de una situación a la que durante tres años dio la espalda.
.
«Es la economía, estúpido!», le vinieron a decir. La conjunción planetaria resultó un choque de voluntades y un giro copernicano; la Alianza de Civilizaciones quedó para mejor ocasión. A regañadientes hubo que dar marcha atrás y hacer pagar a los que no estaban ya en paro por los errores del delirio voluntarista. Mas acá -solo- «pagamos todo siempre los mismos...», dirá el lector. Desde luego, pero una duda persiste: ¿hemos abandonado el voluntarismo, o se trata de una añagaza más para volver a las andadas a la primera ocasión?"
.
Para este viaje no hacían falta tan abultadas alforjas de partidistas -anteojerizas- erudiciones... y sin embargo quienes nunca reconocerán lo más mínimo, con tal de seguir entre sus machitos del sobresalir como el aceite, persisten llenándose la boca parlera sin cuenta con vade retro frente a maldades en todas las oposiciones... ¡¡Qué pesadez del aburricie por ese continuo sermonearnos adhesión inquebrantable al placebo único de los nortes más vendidos -como burdos creceloquesea o anticaspas...- desde la Primera (igual que hace 50 años), además de (tan bien) por la 2ª; y en la 4 (ahora) más, para rematar (última mente), con la Sexta!!
.

jueves, 15 de julio de 2010

Sobre serenidades del Ánim@... [¡año 53 d.C!]

.
Vivir -sin matar el tiempo que tenemos y sorteando locuras del medio ambiente a la moda- es principalísimo arte que precisaría ocuparnos, hoy tanto cuanto ayer, antes de todo. Cada cual debe intentar solo su tarea, como mejor sabe, con ciertas dosis de ambiciones; así se hará, según -e incluso mientras- puédase, para disfrutarlo: a veces nos ha venido alguna buena música regalada por tal caminar hacia la paz... y bastantes más, en pos de dicha conciencia, unión o yugo que ante/bajo/entre/sobre/cabe naturaleza somos, nadie necesita ni siquiera eso.
.

Otro finde reciente (por ejemplo, el último sábado día 3) salían de nuevo al orear unas cuantas personas celebrando ese simple misterio aquí ahora reeditable, tras algún verdadero 'buen vivir' en amistosas compañías [no estuvieron cuantas -real mente...- suelen ser pero sí que todas las asistentes lo eran...], reunidas por 'GASTRO-TREKKING' final del curso; y desde puerto del Paular (o Cotos, entre Montes de Valsain, para Real Sitio en la Granja de San Ildefonso) encaminaban paso hacia las lagunillas Los Pájaros, junto a risco de Claveles, en su más próximo alto destino del Peñalara.

Los campos despliegan este año aun rebosantes con verdor, fragancias y trinares muy previos a la sequedad agostada de crudos veranos imaginables para los climas continentales; gracias al agua que generosamente sigue llegándonos, así por tierras como en el cielo. No inquietaba la meteorología, cambiante durante horas; e incluso al final aparecieron las riberas prometidas de La Isla con sus arroyos Angostura y Guarramillas, que alumbran al Lozoya...

Objetivo primordial fue conmemorar, del modo que se merece, la sabiduría legada por nuestro andalusí mentor para el caso [palabras finales -con 1.957 años- ‘De la serenidad en el alma’]:
.
“ (…) Hay que seleccionar sobre todo a las personas, por ver si merecen que invirtamos en ellas alguna parte de nuestras vidas, y si el sacrificio de nuestro tiempo llegará hasta ellas; pues hay quienes, encima, nos imputan nuestros favores como deudas. Pero nada podría recrear tanto el espritu como la leal y dulce amistad. ¡Qué dicha tan grande cuando tienes amigos en cuyos corazones bien dispuestos cualquier secreto puede guardarse a salvo, cuya conciencia temes menos que a la tuya, cuyas palabras mitigan tus preocupaciones, su parecer aclara tu decisión, su ánimo disipa tu tristeza, y sólo el verles una alegría es! Naturalmente que los escogeremos (…) y en la medida posible pondremos cuidado de ganarnos a los menos corrompidos: germen para la enfermedad es mezclar lo sano con enfermos.

Pero tampoco puedo aconsejar que busques un Sabio y sólo de él amigo hágaste; pues ¿dónde vas a encontrar a ése que llevamos tantos siglos buscando? Valga como lo mejor el menos malo… Difícilmente tendrías oportunidades de alguna elección más feliz, si entre los Platones, los Jenofontes y aquellas multitudes de la camada Socrática buscases los buenos amigos, o si tuvieses a tu disposición la generación de Catón, que produjo un gran número de dignos para nacer en su siglo… Hoy, en cambio, con tamaña carestía de hombres de bien, hágase la selección menos enojosa; pero evítense sobre todo los tristes y que se lamentan de todo, a quienes cualquier pretexto les parezca siempre bien para quejarse. Por benévolo y fiel que sea, un compañero trastornado y protestando por todo es enemigo de la tranquilidad (…)

Y hay que pasear a pleno campo para que, a cielo abierto y al aire libre, el alma se agrande y se eleve; de vez en cuando un viaje, porque la ruta y el cambio de paisajes darán vigor, así como un banquete y una bebida más copiosa (…) Al inventar el vino se le llamo Líber no porque suelta la lengua, sino por cuanto libera el alma de la esclavitud de sus preocupaciones y reafirma, fortificándola; y le da nuevos bríos para cualquier empresa (…) aunque no hay que hacerlo a menudo, no vaya a ser que la mente adquiera mal hábito; pero no obstante de vez en cuando hay que dejarla salir hasta alcanzar su euforia y libertad, alejando por un momento la triste sobriedad.

Pues, tanto si le creemos al Poeta griego –‘...de vez en cuando, es agradable estar loco…’- como a Platón –‘en vano llamaba un cuerdo a las puertas de la poesía…’- o según Aristóteles sentó ya -‘ningún talento fue grande sin alguna dosis de locura…’- sólo el alma perturbada podrá decirnos algo mejor y superior a los demás. Después de que desdeñó lo vulgar y lo habitual y con un instinto sagrado se elevó hacia las alturas, entonces por fin cantó algo demasiado inédito para la boca de un mortal. No puede alcanzarse nada sublime ni situado en lugares escarpados mientras en sus cabales esté. Conviene que salga de la ruta habitual y se desboque, y muerda los frenos y arrastre a su jinete y lo lleve a donde habría tenido miedo de ascender por sí sólo.
.
Aquí tienes, queridísimo Sereno, qué cosas pueden salvaguardar tranquilidad; cuáles restablecerla, cuáles hacer frente a los vicios que invaden el alma. Pero ten muy presente que ninguna de ellas es lo bastante eficaz, para quienes conservan un bien tan frágil, si con una siempre atenta y asidua ronda no se custodia el ánimo propenso al desfallecer.”
.
[L.A Seneca, el Joven (Córdoba –Hispania, año 4- a Roma, 65), en su obra ‘De tranquilitate animi’: epistolar…]
.
Válganos por ahora, pues; como aperitivo ante otros placenteros alimentos que -para sana mens, in sano corpo...- de nuevo habrán de seguir aderezando más nuestros días o noches en el próximo curso, también: ¡mas con, siempre, mucha salud y una muy bien resuelta determinación...!
.

lunes, 12 de julio de 2010

'O novo Polvo [pulpo…] pal escudiño do Povo'

.
- A bandeira (constitucional) do noso Povo (español) trucó su (autonómico) Escudiño por outro (bestial) novo...

- ¿Y eso cómo ye, ho?

- Agora é o rousado (e real) Polvo; nunca mais (pretos) touriños na bandeira...

- Eso, eso, fora dos escudos con elos; que o touro préstanos perguapamente pa los Encierros do San Firmo. ¿E ye que llegonos lo d'esi polviño por Paul?

- ¡Nada por tal (teutón) polvo Paul, ho: ¡preferímoslo mais como (noso) gran capitán, enrIker (casillas), o súper Polvazo...! .

.

sábado, 10 de julio de 2010

AQUÍ, ANTÍNOO, HE DE AMOLDARME A TI

.
Gracias a generosidades del mexicano ángel, en sus comunicantes desvelos por cada Noctambulario, llegan hasta nosotros:

He de amoldarme a ti
como el río a su cauce,
como el mar a su playa,
como la espada a su vaina.
He de correr en ti,
he de cantar en ti,
he de guardarme en ti ya para siempre.

Fuera de ti ha de sobrarme el mundo,
como le sobra al río el aire,
al mar la tierra,
a la espada la mesa del convite.
Dentro de ti no ha de faltarme
blandura de limo para mi corriente,
perfil de viento para mis olas,
ceñidura y reposo para mi acero.

Dentro de ti está todo;
fuera de ti no hay nada.
Todo lo que eres tú está en su puesto;
todo lo que no seas tú me ha de ser vano.
En ti quepo,
fui hechura a tu medida;
pero si fuera en mí donde algo falta,
me crezco...
Si fuera en mí donde algo sobra,
lo corto.

('He de amoldarme a ti', Dulce María Loynaz)


Bajo el peso nocturno del cabello
o bajo la luna diurna de tu hombro
busqué el orden intacto del mundo,
la palabra no escuchada.

Largamente bajo el fuego o bajo el vidrio
busqué en tu rostro
la revelación de dioses que no conozco.

Pero pasaste a través de mí
como pasamos a través de la sombra.

('Antínoo', Sophia de Mello Breyner Andresen)


No sé cómo será en otras partes
pero aquí en la tierra hay bastante de todo.
Aquí se fabrican sillas y tristezas,
tijeras, violines, ternura, transistores,
diques, bromas, tazas.
Puede que en otro sitio haya más de todo,
pero por algún motivo no hay pinturas,
cinescopios, empanadillas, pañuelos para las lágrimas.
Aquí hay un sinfín de lugares con sus alrededores.
Algunos te pueden gustar especialmente,
puedes llamarlos a tu manera,
y librarlos del mal.

Puede que en otro sitio haya lugares así,
aunque nadie los encuentra bonitos.

Quizá como en ningún sitio, o en pocos sitios,
aquí tengas un torso separado
y con él los instrumentos necesarios
para añadir los propios a los niños de otros.
Y además brazos, piernas y una cabeza sorprendida.

La ignorancia tiene aquí mucho trabajo,
todo el tiempo cuenta, compara, mide,
saca de ello conclusiones y raíces cuadradas.
Ya, ya sé lo que estás pensando.
Aquí no hay nada duradero,
porque desde siempre hasta siempre está en manos de los elementos.
Pero date cuenta: los elementos se cansan rápido
y a veces tienen que descansar mucho
hasta la próxima vez.

Y sé qué más estas pensando.
Guerras, guerras, guerras.
Pero incluso entre las guerras a veces hay pausas.
Firmes -la gente es mala.
Descansen- la gente es buena.
A la voz de firmes se produce devastación.
A la voz de descansen se construyen casas sin descanso
y rápidamente se habitan.

La vida en la tierra sale bastante barata.
Por los sueños, por ejemplo, no se paga un céntimo.
Por las ilusiones, sólo cuando se pierden.
Por poseer un cuerpo, se paga con el cuerpo.

Y por si fuera poco,
giras sin billete en un carrusel de planetas
y junto a éste, de gorra, en un torbellino de galaxias,
en unos tiempos tan vertiginosos
que nada aquí en la Tierra llega ni siquiera a moverse.

Porque mira bien:
la mesa está donde estaba,
en la mesa una carta, colocada como estaba,
a través de la ventana un soplo solamente de aire,
y en las paredes ninguna terrorífica fisura
por la que el viento te lleve a ninguna parte.

('Aquí', Wislawa Szymborska)

.

miércoles, 7 de julio de 2010

ELOGIO DE LA DIFICULTAD

.
Oscuro para que atiendan;
y claro como el agua, claro
por que nadie comprenda
( Antonio Machado )

Gracias a Karim Quiroga &Newsman, buenos amigos, podemos hoy airear aquí para gozo de los demás un utilísimo ‘Elogio de la Dificultad’, obra del añorado Estanislao Zuleta [cuyo epitafio mejor por Frank D. Bedoya en 1990 -‘…Borracho y malgastador, pero el más lúcido y más grande pensador que hemos tenido…’- acababa rezándonos:

‘Fue una especie contemporánea de Tolstoi, con su abundancia y exhuberancia. Vivió en medio de teoremas y conceptos. Maestro de pocos y profesor de muchos, esos pocos saben hoy que pensar es un oficio en libertad y que los dogmas pueden rebatirse; que límite de la idea no es otro que el infinito. Fue un iluminado: guía de sus contemporáneos, contestatario para sus contemporáneos, ácido frente a ellos y con ellos amable; el insustituible Estanislao Zuleta dejó de ser pero nunca dejará de pensar y de proponer, o debatir, de contradecir. Murió muy joven para morir con un libro en la mano y un cronopio en el rictus de la muerte. Zuleta, cuánta falta va a hacernos con sus ideas generales y con sus ironías, con sus simplificaciones y sus honduras profundas, insondables’…]
=

"Puede decirse que nuestro problema no consiste solamente ni principalmente en que no seamos capaces de conquistar lo que nos proponemos, sino en aquello que nos proponemos: que nuestra desgracia no está tanto en la frustración de nuestros deseos, como en la forma misma de desear. Deseamos mal.
.
En lugar de desear una relación humana inquietante, compleja y perdible, que estimule nuestra capacidad de luchar y nos obligue a cambiar, deseamos un idilio sin sombras y sin peligros; un nido de amor, y por lo tanto, en última instancia un retorno al huevo.

En vez de desear sociedades en las que sea realizable y necesario trabajar arduamente para hacer efectivas nuestras posibilidades, deseamos un mundo de satisfacción, una monstruosa 'sala-cuna' de abundancia pasivamente recibida.
.
En lugar de ambicionar ninguna filosofía plena de incógnitas y preguntas abiertas, queremos poseer alguna doctrina global capaz de dar cuenta de todo, revelada por espíritus que nunca han existido o por caudillos que desgraciadamente sí han existido.
.
Adán y Eva –sobre todo- tienen el mérito original de habernos ya liberado del paraíso; nuestro pecado es que anhelamos regresar a él..."
.